Un mes del niñ@ saludable y divertido

Con zumba, baile entretenido, platos ricos y saludables y disfrazados de coloridas frutas y verduras, los niños y niñas de la sala cuna Lunita de la comuna de Calbuco, celebraron su día.La actividad organizada por el equipo del establecimiento educacional calbucano, tuvo por objetivo entregar a los niños un mensaje orientado a que es posible divertirse manteniendo un estilo de vida saludable.

La directora de Lunita, Katherine Cofré, señaló que “celebramos el día del niño con diferentes actividades que fomenten el juego, en donde familias, niños y funcionarias disfrutaron de zumba, platos entretenidos con alimentos saludables y disfraces.

Toda la comunidad educativa se sumó a esta celebración a la que le dimos un sentido con foco en la vida sana”, destacó.Los niños y niñas también pudieron disfrutar de una “pijamada”, donde vestidos con sus pijamas, disfrutaron de películas, videos musicales y juegos didácticos.

Integrando la diversidad y cosmovisión de los pueblos originarios

Con la celebración de la salida del nuevo sol, la festividad más importante de los pueblos originarios de América del Sur, la comunidad educativa del jardín infantil y sala cuna Inti Raymi de la comuna de Quilpué coronó una semana de actividades dedicada al rescate de los saberes de los pueblos indígenas, valorando la riqueza de su diversidad cultural, una diversidad que se empalma en la conexión con la naturaleza y sus ciclos y que invita a los niños y niñas a descubrir aprendizajes fundamentales para la vida.

Este es precisamente el corazón del proyecto educativo del jardín infantil perteneciente a la red Integra, en donde la celebración del solsticio de invierno forma parte de una construcción mucho más amplia y rica que sitúa al centro de su propuesta curricular a la diversidad cultural y a la apreciación de la sabiduría de los pueblos originarios. Un sello reconocido, valorado y representativo de la comunidad educativa, que favorece los aprendizajes y desarrollo pleno de los niños y niñas.

7INTY_RAYMI_10.07.18

Las raíces ancestrales es algo común a todos y todas, explica Belén Montalva, directora del jardín infantil, “no es exclusivo a un pueblo o a los descendientes de cada pueblo, sino que más bien lo miramos desde rescatar esa sabiduría que en el sistema educativo, quizás más formal, no hemos tenido la oportunidad de conocer y eso ha sido lo que, quizás con más fuerza, ha impactado el proyecto educativo y el proyecto curricular, es decir, cómo concebimos que, a través de la diversidad, podemos enriquecer los aprendizajes, sobre todo a nivel cultural”, detalló.

“Queremos que el tema de las raíces ancestrales sea un tema que ellos puedan descubrir y es además muy natural para ellos, si tú te das cuenta los niños y niñas naturalmente todos le dibujan una cara sonriente al sol, le dibujan sonrisas a las flores y a los árboles en sus dibujos, no tienen ningún problema en hablarle a una chinita en el jardín o a un caracol y eso es justamente la sabiduría de los pueblos, cómo nos volvemos a conectar con la madre tierra”, explica Belén.

Diversidad que enriquece

La diversidad cultural es un elemento relevante dentro del Referente Curricular de Integra, en donde la Inclusión Educativa propicia también la interculturalidad, intencionando una relación de diálogo y encuentro entre las distintas culturas, a partir del reconocimiento mutuo de sus respectivos valores y formas. Aún más, las nuevas Bases Curriculares de la Educación Parvularia integran y renuevan sentidos que responden a requerimientos y énfasis actuales de formación para la primera infancia, entre ellos la educación inclusiva, la diversidad, la interculturalidad, el enfoque de género, la formación ciudadana, y el desarrollo sostenible, entre otros.

6INTY_RAYMI_10.07.18 (1)

En este contexto, la apuesta del jardín infantil Inti Raymi se ha ido enriqueciendo con la llegada de familias extranjeras que encuentran aquí un espacio donde compartir sus tradiciones, su cultura y encontrarse en la cosmovisión de los distintos pueblos que han habitado el continente, unidos todos por la sabiduría que entrega el vínculo con la Madre Tierra.

Así lo percibe Daniela Drolet, mamá de Gustavo del nivel medio menor y una de las cerca de 80 familias que conforman la comunidad educativa del jardín. Para ella, el sello educativo ha impactado positivamente en el desarrollo de su hijo, ampliando su mundo, puesto que “ha abierto un poquito su mente, de que hay gente distinta a él, a su forma de vivir, a su forma de relacionarse, también hay niños con capacidades distintas, entonces esto le ha hecho al Gustavo conocer un poquito más. Si bien es pequeño, tiene recién 3 años, pero ya tiene 2 años en el Inti Raymi, Gustavo se ha ido adaptando, tiene una personalidad muy particular, pero se ha podido adaptar a esto y conocer las distintas culturas y las raíces de Chile también”.

En la de la Fiesta del Sol –celebración que le otorga el nombre al jardín Inti Raymi-, pero también en la ceremonia de la apacheta y en las distintas experiencias que se viven a diario y, particularmente esta semana, los niños y niñas pudieron aprender sobre los ciclos de la tierra y las estaciones, compartir emociones, deseos, vincularse con sus familias y con familias de otras culturas… conectarse. Y éste, precisamente, es el aprendizaje más significativo que se revela a partir de este proyecto.

En palabras de su directora, “es cómo nos conectamos o cómo nos volvemos a conectar, no sólo con la Madre Tierra que es tan necesario para los tiempos que hoy día estamos viviendo, sino que también cómo nos conectamos entre nosotros. La vida es muy ajetreada, la mayoría aquí son madres que trabajan, es una vida rápida y pocas veces nos detenemos a conectarnos con el momento, con el espacio, con la naturaleza y con el otro sobre todo, yo creo que ese el aprendizaje más grande que nos queda a todos”.

El jardín infantil Inti Raymi es parte de la red de jardines infantiles de Integra en donde más de 7800 niños y niñas de la Región de Valparaíso reciben una educación parvularia de calidad a través de un proyecto educativo que considera la participación activa de los equipos de trabajo, las familias y la comunidad, en un entorno acogedor, diverso y protegido.

1Inti_raymi_10.07.18

Incentivando la participación de las familias

Los lenguajes artísticos, el medioambiente, la actividad y la alimentación saludable fueron algunos de los temas abordados en el primer encuentro con familias denominado “Nuestras familias diferentes y únicas”, impulsado por el jardín infantil Kumiray de Quilpué, centro educativo que abrió sus puertas en Marzo de este año.

A través de stand y una serie de muestras y acciones vinculadas a estas temáticas, las familias se hicieron presentes en el jardín para seguir conformando comunidad educativa.

Así lo dio a conocer la directora del jardín infantil, Alejandra González, quien destacó la participación y el ambiente que se logró en esta instancia: “pudimos compartir y desarrollar distintas actividades como comunidad”. Agregó que “la participación de las familias, los niños y las niñas y el equipo fue destacable, donde lograron organizarse y compartir un grato momento lleno de alegría”, concluyó la directora.

WhatsApp-Image-2018-06-22-at-11.56.54 (1)

Al rescate de las tradiciones campesinas

Para Integra la familia es el primer educador, esta afirmación que a diario se hace realidad en los 93 jardines infantiles y salas cuna de Integra en la región de O’Higgins.

Uno de ellos es el jardín infantil Las Abejitas de Quinta de Tilcoco. Enclavado en un callejón sin salida de la localidad El Carrizal de la mencionada comuna, este centro educativo es sin duda un verdadero motor social del sector.

De ahí que cada experiencia liderada por el equipo educativo llama la atención de los lugareños, como es el caso de  Rescatando nuestras tradiciones,  que tiene por objetivo que niños y niñas puedan conocer en terreno la riqueza cultural –principalmente campesina- que poseen y, junto con ello, aprender de sus propios padres y apoderados.

DSC00461

“Hay veces en donde los papás no les hablan mucho de su trabajo pensando que en realidad no es importante, pero para nosotros sí es importante y desde ahí vamos avanzando con el aprendizaje de los niños. No hay nada más significativo para un niño que ver cuando su papá o su mamá les cuentan algo, lo que sin duda van a utilizar en el futuro”, explica  la directora del jardín infantil, Patricia Molina.

De esta forma los niños y niñas conocen oficios tan diversos como la artesanía en la construcción de mates, el oficio en la agricultura con su vestimenta o la preparación de alimentos que a diario consumen.

“Eso es lo que tratamos de rescatar, la importancia de los trabajo y oficios de cada uno de nuestros apoderados o de nuestras familias en general y ponerlas al servicio para nuevos aprendizajes. A pesar de ser un grupo pequeño, estamos siempre tratando de innovar dentro de las experiencias y la cantidad de niños y la comunidad general, nos aporta para llevar a cabo los proyectos que impulsamos”, concluye  Patricia.

Integra O’Higgins posee 93 jardines infantiles y salas cuna, en donde más de cinco mil 800 niños y niñas reciben una educación parvularia de calidad a través de un proyecto educativo que considera la participación activa de los equipos de trabajo, las familias y la comunidad, en un entorno acogedor, diverso y protegido.

DSC01576

Educación ambiental desde la primera infancia

En una comuna donde los efectos del cambio climático son visibles y la escasez hídrica es un problema con el cual se convive a diario, educar para el cuidado del medioambiente es fundamental y así lo ha entendido el jardín infantil y sala cuna Abejitas Creadoras de Gotland ubicado en la localidad de La Chimba de la comuna de La Ligua.

El centro educativo perteneciente a la red de jardines Integra y que recientemente obtuvo su segunda certificación ambiental otorgada por el ministerio del ramo, ha desarrollado un verdadero sello educativo que, en su definición más amplia y sublime, promueve el amor por nuestro planeta Tierra. ¿Cómo?, a través de experiencias de aprendizaje intencionadas que involucran a toda la comunidad educativa y que, combinadas con acciones transversales y cotidianas, dan vida a su Proyecto Educativo Institucional (PEI).

IMG_8101

La reducción, el reciclaje y la reutilización de residuos, la habilitación de un huerto familiar, el uso de lombrices californianas, el arboretum y la incorporación incipiente de la energía solar a través de un panel fotovoltaico, se suman a las acciones permanentes de cuidado del agua y el desarrollo de talleres y proyectos que favorecen el involucramiento de todos los integrantes de la comunidad educativa, iniciativas que han hecho del jardín un espacio privilegiado para la instalación de una cultura que valora y protege el medioambiente desde la primera infancia.

Así lo explica, Viviana Tapia, directora del jardín infantil y sala cuna Abejitas Creadoras de Gotland, quien releva el rol que juegan los niños y niñas en la trasformación de conciencias en un tema tan vital como es la sustentabilidad y el cuidado del planeta y del cual se desprenden un sinnúmero de aprendizajes significativos para la vida.

“Considerar esta temática ambiental para nosotros es fundamental, yo estoy súper comprometida con esta temática en forma personal y eso también lo llevo a la educación, porque los niños logran sus hábitos desde pequeños y ellos son los que van a, de alguna manera, transformar el mundo aprendiendo esto desde pequeños. A los adultos tenemos que invitarlos, pero en el fondo son los niños los que invitan a los adultos a sumarse a este cambio cultural, a este cambio de hábitos que tenemos que tener para cuidar nuestro medioambiente”, explica Viviana Tapia.

La profesional agregó que esta temática es un elemento fundamental que debe ser considerado por los educadores, más aún si el contexto local lo requiere. “Hoy día nuestra provincia es una provincia muy vulnerable, sobre todo con el tema del agua, por lo tanto, la temática medioambiental para nosotros es fundamental; que nuestros niños aprendan el valor del agua, que aprendan la importancia de cerrar una llave cuando nos lavamos los dientes es fundamental, porque hoy día para nosotros hay una escasez hídrica, por lo tanto, casi es una necesidad”.

Las familias comparten esta preocupación y valoran el sello de educación ambiental que ha ido construyendo el jardín, promoviendo aprendizajes relevantes en esta materia y favoreciendo la incorporación de hábitos sustentables y de autocuidado, tanto en los niños y niñas, como en las familias.

IMG_8002

Carolina Chávez, apoderada y mamá de Amanda cuenta que “la experiencia que hemos tenido con Amanda y como familia en este jardín ha sido súper importante, porque nos ha permitido como familia tener conductas amigables con el medio ambiente y para mí es súper importante que ella, principalmente en esta edad de su desarrollo, adquiera o sea motivada con este tipo de conductas de cuidar el medioambiente y de cuidarse a sí misma. También, porque eso me da la idea de que en el futuro ella va a ser una mejor persona y también me permite soñar y tener esperanza con respecto a ella y todos sus compañeritos, porque va a permitir que ellos en el futuro no tengan que estar, quizás, preocupados de lo que hoy día nosotros nos preocupamos sobre el medioambiente”.

De esta manera, el proyecto educativo del jardín infantil y sala cuna Abejitas Creadoras de Gotland, se hace cargo de una realidad global, desde un contexto local, generando trasformaciones y educando a los niños, niñas y a la comunidad en valores y actitudes que promuevan el amor por el planeta, cuidando la naturaleza y a todos los seres que habitan en ella.

IMG_8046

Los egipcios llegaron al jardín infantil Cardenal Silva Henríquez

En la comuna de La Cisterna, la  comunidad educativa del jardín infantil Cardenal Silva Henríquez disfrutó con la magia, baile y cultura de la civilización egipcia presentada por el nivel medio mayor del establecimiento. Una actividad que se enmarca en el sello multicultural de  su proyecto educativo, a través del cual se potencian y generan distintas instancias para conocer diferentes culturas y aprender de ellas.

Entre las diferentes civilizaciones, la egipcia es una de las que mayor legado ha dejado a la humanidad. A lo largo de su historia, realizaron importantes avances en campos como la medicina o la arquitectura, así como grandes aportes culturales, y es justamente esto lo que se quiere transmitir a los niños y niñas del jardín infantil.

“Esta unidad de trabajo permite llevar a los niños a un mundo distinto del que están insertos. Les permite ir a un mundo lejano, con una historia rica de conocimientos, sabiduría, donde los dioses, los faraones y los constructores de las grandes pirámides fueron la base principal para conocer nuestro cuerpo o, por ejemplo, la medicina partió desde esta cultura así como las matemáticas. La innovación, la creatividad y la motivación deben ser primordiales en nuestro trabajo como educadoras”, explica Mayra Martínez, concluye la educadora.

Párvulos aprenden a explorar recursos naturales de su pueblo

El jardín infantil Girasol de la comuna de Pica, región de Tarapacá, desarrolló la experiencia educativa “Explorando nuestro Entorno”, con el propósito de generar en los niños y niñas interés por la indagación, la exploración del medio natural y la ciencia.

Con esta metodología indagatoria, los párvulos exploraron y se conectaron con la naturaleza, aprendiendo sobre el sentido, impacto y características de los insectos, como lombrices y caracoles. Además conocieron la forma de mantener los árboles y plantas de la zona y respondieron a diversas inquietudes planteadas al inicio de la experiencia a través de una hipótesis.

“Estas experiencias innovadoras donde nuestros niños y niñas son protagonistas de sus aprendizajes, relevan la importancia de las ciencias en el desarrollo y lo significativo que es darles la posibilidad de investigar diversos temas que son de su interés y que se relacionan con su vida diaria”, señaló Janis Carvajal Torrejón, directora del establecimiento, quien además precisó que es importante enseñar desde niños el cuidado y la valoración de los recursos naturales del pueblo.

La actividad contó con el apoyo de las familias y de las redes comunitarias, como la oficina de Agricultura de la municipalidad de Pica, la oficina de Medio Ambiente y el Servicio Agrícola Ganadero, SAG, quienes colaboraron con la entrega de información y logística.

En relación al Proyecto Educativo Institucional, PEI, del jardín infantil, la experiencia les permitió relevar las declaraciones relevantes, el concepto de niño y niña, la participación de las familias y la alianza con las diversas redes, un trabajo previamente planificado y visualizado como una oportunidad para convertir a los párvulos en pequeños científicos.

explorando_el_entorno1

Educación artística en la primera infancia

La primera infancia es la edad creativa por excelencia, los niños y niñas aprenden haciendo, explorando, experimentando, imitando, jugando. En este contexto, los jardines infantiles y salas cuna de Integra incorporan experiencias educativas que invitan a los niños a descubrir y explorar los diversos lenguajes artísticos, con el fin de que se constituyan en parte sustancial de su experiencia vital, permitiéndoles el cultivo de su sensibilidad, el goce estético y la construcción de la propia identidad.

En el marco de la celebración de la VI Semana de la Educación Artística, Integra destacó el sello artístico que han incorporado algunos jardines infantiles de la región, recogiendo el interés de los párvulos y sus familias. En este sentido, la directora regional de Integra, Paola Álvarez, señaló que “como Integra sabemos lo importante que es vitalizar las prácticas educativas vinculadas a los lenguajes artísticos y brindar entornos de aprendizajes que sean activos y significativos; queremos que las experiencias educativas abran todas las posibilidades para que los niños desarrollen la imaginación, la creatividad y su libertad. La actividad artística es un recurso muy importante para la enseñanza y el aprendizaje y las comunidades educativas que han implementado un sello en esta línea son comunidades educativas que están proyectando el protagonismo de los niños”, concluyó.

Pilar Godoy, directora del centro educativo explica que “nosotros queremos que los niños aprendan, disfruten a través de las expresiones artísticas; la plástica, la música, lo corporal, la expresión literaria. Nosotros partimos de la base que el arte no entra en el niño, el arte sale del niño”.

Al respecto, cabe destacar que las Bases Curriculares de la Educación Parvularia establecen que el Núcleo de Lenguajes Artísticos, que forma parte del ámbito de la Comunicación Integral, articula objetivos de aprendizaje para promover la capacidad para expresar la imaginación y las vivencias propias, ya que el lenguaje artístico permite la expresión a través del desarrollo de las experiencias educativas.

En efecto, no son pocos los jardines infantiles que, en el marco de la construcción de sus Proyectos Educativos Institucionales, han puesto un foco especial en este núcleo de aprendizaje, profundizando e innovando en su propuesta curricular e implementando un verdadero sello de educación artística al interior de sus comunidades educativas. Es el caso del jardín infantil Antu de la comuna de Viña del Mar en donde las expresiones artísticas, en su concepto más amplio, están presentes  de manera trasversal en toda su propuesta pedagógica.

Pilar Godoy, directora del centro educativo explica que “nosotros queremos que los niños aprendan, disfruten a través de las expresiones artísticas; la plástica, la música, lo corporal, la expresión literaria. Nosotros partimos de la base que el arte no entra en el niño, el arte sale del niño”.

La profesional cuenta además que las familias han sido parte fundamental de este proyecto, vivenciando, a través de sus hijos, el sello del jardín, pero tomando también un rol protagónico con actividades que las involucran directamente. “Unos 5 años atrás nació la idea de hacer participar a las familias en un taller que se llama ‘Antu a las Tablas´, todos los años estamos renovando, las mamás que llegan se incorporan en este taller. La idea es que ellas lo pasen bien haciendo una actividad artística que va hacia sus hijos; ya sea una dramatización de una canción, una función de títeres, un teatro de sombras, pero lo más lindo es ver la carita de sus hijos cuando ven as sus mamás actuando “, detalló Pilar.

Las familias se sienten parte de una comunidad educativa que tiene un sello pedagógico definido. Así lo explicó Macarena Ríos, mamá y apoderada del jardín, quien ha visto en su hija Sofía importantes avances, por ejemplo, en el desarrollo de su personalidad. “Le encanta bailar, le encanta cantar, no tiene vergüenza de hacerlo delante de otras personas y eso es bueno. Un tiempo estuve poniendo música folclórica de Violeta Parra y mi hija me decía ‘¡Violeta Parra! A mí me gusta la Violeta Parra’ y cantaba y es genial, me gusta el sello que tiene el jardín”.

Como parte de la experiencia con familias “Antu a las Tablas” implementada por el jardín, Macarena detalló que “es una experiencia súper bonita, de ver la carita de mi hijo y la carita de otros niños, ver a su mamá ahí, disfrazada, bailando, es lindo, es bonito ser parte de algo y algo así tan bonito. Yo no tengo nada más que agradecer al jardín”, concluyó.

Fortaleciendo el vínculo afectivo a través de la experiencia sensorial

Telas, cintas y materiales educativos de diferentes texturas y relieves, además de un espacio para realizar masajes de estimulación a los niños  y niñas, son los elementos que conforman el rincón sensorial del jardín infantil Rucalaf en la región de la Araucanía, que nace a raíz del Proyecto Educativo Institucional (PEI) y cuya misión es entregar educación a través de un vínculo afectivo.

Luego de una evaluación que se aplicó a los ambientes educativos, el equipo  detectó la necesidad de enriquecer los espacios de manera de generar experiencias lúdicas para los niños y niñas. Así nació Caricias de Amor, la experiencia educativa que desde el año 2017 se desarrolla en el nuevo rincón sensorial.

“hoy queda claro como en conjunto con las familias se pueden crear espacios emocionales para los niños y niñas, descubriendo colores, formas, luz, aromas y texturas. Eso es lo significativo de este proyecto de innovación donde el equipo y las familias están involucrados”, explica Alejandra Navarrete Villa, directora regional de Integra.

Para poner este proyecto en marcha, una profesional de Chile Crece Contigo capacitó al equipo en la realización de masajes de estimulación temprana. “En esta línea, nosotras también hemos educado a los apoderados, con la finalidad de que ellos también puedan realizar masajes a su hijos y fortalecer el vínculo afectivo”, destacó Daniela Fernández, directora del jardín infantil Rucalaf.

Para fortalecer el rol de las familias, éstas participaron en la creación del rincón sensorial con la elaboración de diferentes materiales,  junto a sus hijos. “Fue bastante motivador ver que el proyecto se concretó, de verdad que las tías le ponen harto cariño, es un equipo que no se conforma, siempre busca más, esto habla bien del establecimiento”, comentó Jani Arriagada, apoderada.

Por su parte, Alejandra Navarrete Villa, directora regional de Integra, agregó que “hoy queda claro como en conjunto con las familias se pueden crear espacios emocionales para los niños y niñas, descubriendo colores, formas, luz, aromas y texturas. Eso es lo significativo de este proyecto de innovación donde el equipo y las familias están involucrados”.

Caricias de Amor es una iniciativa financiada a través del proyecto Comparte Innovación, liderado por el Departamento de Educación de Integra en la región de La Araucanía.

Caricias_de_amor_03.05.18 (7)

Jardín infantil de Santa María promueve la lectura incorporando la cultura local

Favorecer el desarrollo del hábito lector a través de la integración de recursos literarios de una manera libre, natural y desde el protagonismo infantil, promoviendo con ello el acceso al conocimiento que permite a niños y niñas desarrollar el pensamiento desde la más temprana edad, es el objetivo de la propuesta educativa del jardín infantil Higuera Danzarina perteneciente a la red Integra.

El centro educativo, ubicado en el sector rural de La Higuera en la comuna de Santa María, atiende a cerca de 25 niños y niñas de la zona los que han tenido la oportunidad de desarrollar la literacidad desde la planificación de experiencias cotidianas con intencionalidad pedagógica y donde se integran, además, aspectos relevantes de la cultura local; como las tradiciones familiares y la multiculturalidad de los pueblos originarios presentes en la zona.

La directora del centro educativo, Carolina Lazo, explicó que, desde la metodología, se han ido implementando diversos espacios educativos, tanto en patio, como en aula, que recogen los intereses de los niños y niñas en este ámbito favoreciendo, a través del rol mediador del adulto, la libre elección del recurso literario que se quiere vivenciar. “La idea es poder trabajar de manera cotidiana lo que es la literatura en el jardín infantil desde el disfrute de los niños, desde el goce, desde las expresiones, desde la creatividad, desde la emoción y desde el sentido del humor”, explicó Carolina.

La profesional detalló que, a través de esta experiencia, “no sólo logramos que los niños se encanten y disfruten de la literatura, sino que también los niños van potenciando su lenguaje, el lenguaje oral, el verbal, a través de la expresión corporal, y muchas veces, cuando ellos van viendo los cuentos o van ojeando y van a este sector de la leyenda, de la ruca, logran irse iniciando en lo que es el lenguaje escrito, que también es algo importante y relevante; también logran imaginar, logran crear, logran soñar; el otro día le preguntaba a una niña por qué le gustan los cuentos y ella respondió ‘tía a es que a través de los cuentos puedo soñar’”.

HigueraDanzarinba3

Así lo reconoce Verónica Contreras, mamá y apoderada de Victoria, alumna del jardín, quien señala que “la experiencia, en lo personal, ha sido muy positiva, ella (Victoria) llega a replicar a la casa, nosotros ya tenemos un hábito del tema del cuento en la noche, ella no se duerme si no se le lee un cuento, siempre que salimos o vamos a alguna biblioteca ella siempre está fijándose en los cuentos, en los libros, si bien no sabe leer, reconoce algunos personajes entonces yo creo que es muy significativo, especialmente para los futuros procesos a los que se van a enfrentar los niños”.

Efectivamente, los primeros años de vida constituyen la etapa más relevante para la adquisición de las competencias necesarias en el desarrollo de la lectura y la escritura. En este contexto, Carolina Lazo, reconoce en los niños y niñas el impacto de las experiencias educativas que han ido desarrollando como jardín, pues “los niños cierran sus ojos y se van a distintos lugares imaginarios, ellos logran también maravillarse con la fantasía, despliegan su personalidad, expresan emociones y sentimientos; los cuentos tienen distintas tramas, desde la emoción, el niño logra reconocerlas y logramos, también, rescatar parte de la cultura a través de los grupos humanos, donde vamos intencionado el rescate de las tradiciones, de las invocaciones al tiempo, de los dichos, de los trabalenguas, de las adivinanzas, entre muchas otras cosas”, puntualiza la profesional.