Técnicos de Integra se perfeccionan en España

Solo dos días después de festejar el inicio del nuevo año en familia, diez técnicos en Educación Parvularia de todo Chile armaron sus maletas e iniciaron un viaje a la capital española de Madrid.

El grupo de trabajadoras de la Fundación Integra, junto a otras cuatro técnicos de Junji y VTF, fue beneficiado con una beca del Ministerio de Educación para cursar por dos meses el programa de perfeccionamiento “Competencias Prácticas y de Innovación para Técnicos de nivel superior en educación de Párvulos”, impartido por la Institución La Salle en Madrid, España.

“Ha sido realmente muy lindo estar acá, es otra cultura y mil maneras diferentes de comunicarnos, aunque hablemos el español, pero de repente hay algunos modismos que nos juegan en contra”, cuenta Jacqueline Gutiérrez (52 años), técnico en párvulos de la sala cuna Almontina de Pozo Almonte en la región de Tarapacá.

Para mejorar la experiencia en Madrid, Pamela Arias (39 años), técnico del jardín infantil Las Araucarias de Coyhaique en la región de Aysén, lideró al grupo y zanjó el hospedaje en una residencia universitaria cercana al centro educativo. “Comenzamos las clases a las ocho y media, nos vamos caminando todos los días, en la mañana y en la tarde, son como 40 minutos. Nos gusta porque vamos conociendo la ciudad y también nos ahorramos como tres euros diarios de los pasajes. Esta ciudad es maravillosa”, detalla.

Pese a aquello, Jacqueline Gutiérrez reconoce que ella junto a otras de sus compañeras sintieron cierta nostalgia y soledad en el Viejo Continente. “La primera semana cuando llegué estaba maravillada, pero ya cuando pasaron los días sentí la ausencia de la familia, me bajó la pena, la nostalgia y de repente lloré, pero yo sé que todo esto va a valer la pena”, revela.

Una situación comprensible al considerar que gran parte del grupo por primera vez se subía a un avión o viajaba fuera de Chile. Sin embargo, la propia técnico de Pozo Almonte dice que fue clave el apoyo prestado por los profesionales de la institución española. “Acá nos recibieron súper bien en La Sallé, ellos nos dan el cariño y la contención. Son gente muy humana, abierta a entregar sus conocimientos y apasionados por lo que hacen”, destaca.

“El curso nos ha llevado a conocer la historia de Madrid y también cómo aplican el modelo educativo al visitar algunos colegios, así aprendemos directamente en el aula”, complementa Pamela Arias.

“Me he reencantado con el mi rol de técnico”

A pocos días del término de una gran experiencia de vida, Jacqueline Pino, técnico del jardín infantil O’Higgins de Gorbea (región de La Araucanía), asegura haberse “reencantado” con la educación parvularia. “Si por mí fuera implementaría todo lo aprendido, restructurando desde la visión de niño que tenemos hasta el rol que cumplimos en sala”, señala muy emocionada.

“Me ha fascinado el curso en general. Es un cambio total de mente, en cuanto a la forma de ver la educación inicial. Son totalmente diferentes nuestro modelo educativo y el modelo educativo español, porque al comparar en sala se evidencia que niño es el real protagonista de su educación y no el adulto, ellos se adaptan por completo a la etapa evolutiva del niño, son menos trabajadores por sala y aun así nos llevan mucha ventaja, hay que aprender de los buenos ejemplos”, dijo la joven de 25 años.

Su compañera Jacqueline Gutiérrez coincide en las diferencias de ambos modelos educativos afirmando que “en Chile trabajamos de una manera muy intervenida en cuanto a los aprendizajes de los niños, porque muchas veces planificamos y cuando por horario una experiencia va acabando, entonces cortamos todo para seguir la mecánica de lo que está establecido. Acá los niños son capaces de jugar entre ellos y uno interviene solo cuando es necesario”.

Pamela Arias agrega que “me impactó la pedagogía Reggio Emilia porque valora mucho la autonomía y la libertad de juego, esto resalta el protagonismo del niño. Esto me marcó y quiero llegar pronto para trabajarlo con mis niños en el jardín”.

Luego de la graduación, que se desarrollará la próxima semana en la Institución La Salle de Madrid, el grupo regresará a Chile el 29 de febrero para poner en práctica en los jardines infantiles de la Fundación Integra todo lo aprendido en el Viejo Continente.

Integra pertenece a la Red de Fundaciones de la Presidencia de la República. Con 29 años de experiencia, es la red más grande de salas cuna y jardines infantiles del país con más de 1.200 establecimientos gratuitos, a los que asisten más de 92 mil niños y niñas en todo Chile.

“El jardín ha sido un gran apoyo en el desarrollo de mis hijos”

Paula Castro fue mamá de Lucas, un bebé prematuro extremo que debió ser internado en la Unidad de Cuidados Intensivos, sufrió un neumotórax (ruptura de un pulmón) y estuvo muy grave. Al año de vida, cuando asistía a la  en la Teletón, le diagnosticaron un retraso psicomotor de seis meses, hipotonía. Paralelamente al trabajo realizado en este centro de rehabilitación lo derivaron a un jardín infantil, y fue así como llegó hasta la sala cuna “Pampinitos” de la Fundación Integra en Antofagasta.

“Mi hijo llegó a la sala cuna de este jardín sin poder siquiera sentarse y afirmar su cuello, y hoy, luego de un año, ya está caminando. Ahora puede hasta correr”, señala la Paula Castro, agregando que “el trabajo del equipo educativo fue excepcional, desde la directora del jardín y todas las tías que estuvieron con él en sala cuna. Eso nos tiene muy contentos y muy agradecidos como familia”. Gracias al programa “Vacaciones en Mi Jardín”, que implementa Fundación Integra durante la temporada estival, Paula puede continuar con la atención de sus dos pequeños hijos, Lucas de 2 años, (que hoy asiste a sala cuna mayor) y Sofía de 4 años que asiste al nivel heterogéneo.

“Este programa es un gran aporte y ayuda para que las mamás que somos trabajadoras podamos seguir trabajando durante el verano, ya que nos permite estar tranquilas sabiendo que nuestros hijos están bien cuidados y además están en el jardín desarrollando sus habilidades y jugando”, precisó.

Historias como la Paula Castro y sus hijo, Sofía y Lucas, se repiten día a día en las 33 salas cunas y jardines infantiles de Fundación Integra en la región de Antofagasta y en los más de 1200 a nivel nacional. Donde cada establecimiento educacional cuenta con un equipo de trabajo comprometido por la primera infancia.

De esta manera, “Fundación Integra sigue sustentando la misión de aportar en la construcción de un Chile más justo e inclusivo desde la educación parvularia”, afirmó María José Montoya, directora regional.

Fundación Integra pertenece a la Red de Salas Cuna de Presidencia, atiende a 3 mil niños en las 9 comunas de la región de Antofagasta durante todo el año, mientras en enero y febrero atenderá a más de 300 niños y niñas de padres y madres trabajadoras en este programa estival.

Música, magia y cultura en la Araucanía

“La verdad es que los montajes artísticos son un tremendo plus para el programa. Sorprenden mucho a los niños y niñas y también a las familias que nos pueden acompañar en las presentaciones y les permiten tener unas vacaciones mucho más entretenidas”.

Evelyn Rickemberg, directora del jardín infantil “Kimeltuwün” de Temuco en el marco del programa “Vacaciones en Mi Jardín”, verano 2020, de Fundación Integra, destacó así al conjunto de montajes artísticos que la institución ha preparado para complementar el desarrollo de esta iniciativa que, desde el lunes 13 de enero y hasta el 21 de febrero, entrega continuidad de atención a más de 612 niños y niñas en 12 establecimientos de 9 comunas de la región, apuntando al esparcimiento con diversas actividades recreativas y ofreciendo un espacio recreativo-vacacional en un marco de seguridad y bienestar en pleno verano.

Y la directora entregó esta descripción luego de que, junto a los niños y niñas de su establecimiento, disfrutaran de la actuación de “Wallontü”, una compañía temuquense que aporta al conocimiento de la cultura mapuche, con diálogos, música y vestimenta tradicional. “Creo que es muy importante para que nuestros niños y niñas tengan más consciencia de la cultura mapuche”, agregó Evelyn Rickemberg.

Artistas
La parrilla de montajes artísticos que recorren la región mostrando su arte en los jardines infantiles de Fundación Integra donde está el programa es amplia. Además de “Wallontü” está Constanza Cancino con su “Cuenta Cuentos”; la magia del “Teatro Caramelo”; la animación de “Pablo Atuan”; y la alegría de “Circo Patudo”, quienes han visitado o visitarán los establecimientos “Juan Pablo II” (comuna de Angol); “Pin y Pon” (Los Sauces); “Piececitos de Niños” (Victoria); “Creando Sueños”, “Amanecer” y “Vista Hermosa” (Temuco); “O´Higgins” (Gorbea); “Peumayén” (Villarrica); “Las Araucarias” (Lautaro); “Tierra de Niños” (Pitrufquén) y “Chispita” (Padre Las Casas), además del mencionado “Kimeltuwün”.

“Además de brindar a las niñas y niños y sus familias una propuesta de atención centrada en el juego, poniendo su énfasis en el esparcimiento, actividades recreativas y cuidado, el programa “Vacaciones en mi Jardín” representa un importante beneficio para las madres y padres trabajadores o jefas de hogar que por razones laborales no pueden estar con sus hijos o hijas durante estas vacaciones”, señaló Nayadeth Muñoz, jefa del Departamento de Cobertura y Proyectos de Fundación Integra en la Araucanía.

4 ideas para hacer juguetes con objetos reciclables

Las vacaciones pueden convertirse en un desafío para las familias cuando los panoramas comienzan a agotarse y en los niños reaparece la tan temida frase: ¡mamá, papá, estoy aburrido! Por eso, los profesionales de Fundación Integra te invitan a aprovechar estos momentos para compartir en familia, entretenerse y desarrollar distintas habilidades con la fabricación de juguetes a partir de la reutilización de materiales en desuso.

Para la Educadora de Párvulos, Magister en Educación Infantil y profesional de la Dirección de Educación de Fundación Integra, Flor France, estas instancias fortalecen los lazos familiares, “además de comprender la importancia de cuidar el medioambiente y de transmitirle a niños y niñas que con cosas muy simples podemos jugar y pasarlo bien. Por ejemplo, una caja de zapatos puede convertirse en un tren, un avión o un cohete”.

¿Cómo hacerlo? Las posibilidades son infinitas y sólo dependen de la creatividad y la imaginación, sin embargo, aquí dejamos algunas ideas y consejos para comenzar.

Antes de iniciar debe cerciorarse que el elemento a utilizar esté higienizado y no cuente con artículos de tamaño pequeño o cortante.

Las tapas de plástico de las botellas son perfectas para aprender de una forma didáctica las vocales o el abecedario. Escriba una letra por tapa con un plumón y luego juegue con su hija a formar palabras o escoger alguna en específico.

Para fomentar la memoria visual y la concentración puedes utilizar un trozo de cartón, papel y lápices. Primero le pides a tu hijo que dibuje y pinte lo que desee, luego pega la hoja en el cartón y recórtalo en varias piezas para conformar un puzle. Voltéalas, desordénalas y a jugar. Si deseas, cada pieza puede ser enumerada para facilitar el armado.

También puede utilizar el cartón para enseñar las figuras geométricas, dibujando, por ejemplo, triángulos, cuadrados y rectángulos. Pinta dos cartones con las mismas formas y colores. Tras ello, usa un cartón como tablero y el otro recórtalo para armar parejas de figuras geométricas.

Por último, antes de que se deshaga de la caja de sus zapatos nuevos, entréguesela a sus hijos, juegue e imagine junto a ellos

“Un Quillay en mi jardín”, mi experiencia en Fundación Integra

Con la ayuda y participación de su familia,  Agustina de 3 años de edad, realizó un cuento para contarle a la comunidad educativa la historia que vive cada día, al levantarse feliz para asistir al jardín infantil San Luis de Macul de Peñalolén.

El cuento creado por Agustina y su familia, busca reforzar los espacios de lectura en niños y niñas, además de acercarlos al cuidado del medio ambiente y las especies autóctonas.

A continuación, un extracto del cuento “Un Quillay en mi jardín”:

Hola Soy Agustina, tengo 3 años y junto a mis papás les quiero contar una experiencia maravillosa que nos tocó vivir. Es como si fuera un cuento lindo, pero es verdad. Acompáñenme y lean con atención: Un Quillay en mi jardín.

“En un hermoso y lejano país llamado Chile, en la ciudad de Santiago, en la comuna de Peñalolén, nació un espacio ideado exclusivamente para niños y niñas quienes todos los días nos levantamos felices para compartir y aprender. Este espacio se llama: Jardín Infantil “San Luis de Macul”.

Este bello y colorido lugar nos abrió sus puertas en el mes de la Patria, el 14 de septiembre del año 2018.  Ese día nuestros papás y mamás celebraron felices la llegada de este regalo para las familias.

Nuestro jardín recibe a los niños y niñas desde que son muy pequeñitos,  para ellos existen salas acondicionadas para que puedan estar cómodamente junto a las tías que nos reciben y realizan actividades,  juegos y cantos. También contamos con diversos espacios que nos hacen todo más fácil, por ejemplo tenemos un estacionamiento exclusivo para los coches y rampas de acceso para  movilidad reducida.
Como estamos muy cerca de la Cordillera de los Andes, en las mañanas hace mucho frío, pero cuando entramos a nuestras aulas, éstas se encuentran calientitas porque tienen calefactores. Siempre el jardín está muy limpio y cuidado, las tías hacen un gran trabajo todos los días, para mantener en perfectas condiciones todos los espacios.

Cuando los papás dejan a sus hijas e hijas en el jardín, llegan unas tías con un gorrito blanco y delantal que nos traen un exquisito desayuno, que compartimos con los compañeros antes de iniciar la jornada.  Gracias a este desayuno podemos estar con energía durante todo el día.

Me encanta venir a mi jardín, es como si fuera mi segunda casa, lo paso muy bien y aprendo cada día cosas que me hacen crecer.  Una vez nos trajeron a un doctor que nos enseñó a cuidar nuestros dientes, otra vez aprendimos las danzas de nuestros pueblos originarios ¡Es demasiado entretenido!

Lo que más me gusta de mi jardín es cuando salimos al patio a jugar, siempre nos recibe con los brazos abiertos un gran árbol que se encuentra al centro, es como si fuera nuestro abuelo, nos protege del sol, la lluvia y nos saluda con sus ramas. Alrededor de él hacemos distintos juegos y rondas que junto a mis nuevos amigos compartimos cada día.

Este árbol es de origen indígena, una especie endémica, es decir, es propio de nuestro país y hace más de 100 años se encuentra en la comuna de Peñalolén.  Se caracteriza por estar siempre verde,  y ya se encontraba en el antiguo colegio donde hoy está nuestro jardín.
Nuestro árbol se encuentra abrazado a otro desde sus raíces, como si fueran grandes amigos, y nos enseña que desde pequeños tendremos amigos para toda la vida. Este árbol lleno de historias se llama “Quillay”.

Esta historia de amistad nos inspira a acoger no sólo a niños chilenos, sino también a niños de distintos lugares del mundo, gracias a ello hoy tengo amigos colombianos, haitianos, peruanos, y venezolanos.  He aprendido mucho de sus costumbres y cultura, me encantaría cuando sea grande viajar y conocer cada uno de esos países.

Y colorín colorado este cuento no se ha acabado, porque tenemos mucho por hacer, mucho por crecer y muuucho por aprender, espero que no se olviden de mí por que yo no me olvidaré de ustedes”.

Emotivo inicio de las Veranadas Pehuenche 2020

Con la masiva presencia de familias, niños, niñas, autoridades comunales y regionales y representantes de Fundación Integra, se desarrolló recientemente el presentación el programa “Veranadas Pehuenche 2020” en el punto “La Seferina”, sector de El Naranjo Alto, ubicado a 11 kilómetros hacia la cordillera desde Lonquimay.
Así, en medio de las tradicionales araucarias y paisajes que invitaban a la inspiración y al conocimiento y cuidado de la naturaleza, se llevó a cabo la inauguración de este programa de continuidad educativa que se desarrolla desde 1994, llevando el jardín infantil a la propia cordillera durante los meses de enero y febrero.

verandas_pehuenches_2020_imag_nota

En la jornada, el equipo educativo de Fundación Integra encabezó experiencias educativas pertinentes para los niños y niñas y sus familias, que buscaron apreciar y representar tradiciones y costumbres ancestrales: la elaboración del metawe (jarrones de greda); y la interpretación y aprendizaje de canciones en mapudungun, con diversos instrumentos musicales. También los párvulos pudieron plasmar, a través de la pintura, sus experiencias y entorno.
En la ceremonia de inauguración, encabezada por el director regional (S) de Fundación Integra, Rodrigo Neira; la profesional de apoyo de Dirección Nacional de Educación Patricia Valdera y la jefa del Departamento de Educación de Integra Araucanía Ximena Salazar, las diferentes autoridades pudieron destacar el valor de las veranadas Pehuenche, tanto a nivel educativo como cultural.

Así, estuvieron presentes en Lonquimay el seremi de Educación Juan Luis Salinas; la seremi del Servicio Nacional de la mujer y la equidad de Género Sara Suazo; la directora regional (S) de la superintendenta de Educación Norka Silva; el director regional de Aguas Freddy Gutiérrez y el director del Daem en representación del municipio de Lonquimay, Juan Carlos Durán, entre otras autoridades.

Tras el almuerzo, el Momento Familiar consistió en la elaboración de harina tostada (mürken); culminando con la entrega de material didáctivo fungible para todos los niños y niñas, para así puedan seguir desarrollando sus habilidades en sus hogares.

Relevancia

Para el Director Regional (S) de Fundación Integra, Rodrigo Neira, este programa “es tremendamente relevante para nuestra institución, donde relevamos el bienestar de los niños y niñas con un programa educativo pertinente y de calidad. Respecto al trabajo con las familias, es una actividad recíproca de colaboración, donde nos permiten integrarnos en su localidad y su comunidad para poder aportar en la educación en su propio contexto”. También destacó la participación de las redes en el lanzamiento y en el desarrollo general de las Veranadas.
Por su parte, el Seremi de Educación Juan Luis Salinas comentó que “esta actividad nace desde la costumbre de las familias de venir a las Veranadas, donde traen sus animales a la cordillera. E Integra viene donde están los niños y las familias. Y con un programa tremendamente importante, ya que la educación es vital en la primera infancia”.
Agregó que la jornada de jardín infantil considera actividades “donde adquieren competencias no sólo intelectuales sino también sociales y que les permiten desarrollar habilidades importantes para la vida”.
Para la apoderada Jessica Campos, “las veranadas son muy importantes para nosotros, ya que aprendemos, compartimos y nuestros niños están en plena cordillera, donde tambi+én aprenden mucho”.
Micaela Rozas, Facilitadora Intercultural y ELCI del Jardín Infantil “El Naranjito” de Fundación Integra, indicó que “esta actividad es impresionante y estamos muy agradecidos por el apoyo. Nosotros venimos a recolectar piñones y leña y alimentar a los animales y que traigan el jardín a la cordillera es muy bueno para los niños y las familias”.

Tradición

Durante enero y febrero (el programa culmina el 21 de febrero), un equipo educativo de Fundación Integra acompaña a los niños, niñas y familias a vivenciar experiencias de aprendizaje al aire libre en un contexto pertinente y comunitario, realizando los encuentros cada dos semanas. En esta versión 2020 se atiende a un total de 65 niños y niñas, en cuatro puntos de encuentro, de los jardines infantiles “El Naranjito”, “Mallín del Treile” y “Los Piñoncitos”.

Aprender jugando en “Vacaciones en Mi Jardín 2020”

El Programa Vacaciones en mi Jardín ofrece a los niños y niñas 12 horas continuas de  actividades lúdicas y educativas en un ambiente de bienestar y recreación, durante el tiempo que el establecimiento interrumpe su atención. Su objetivo es que niños y niñas continúen desarrollando sus habilidades sociales, estableciendo vínculos con sus pares y fomentando su creatividad e imaginación. El programa se extiende desde el 13 de enero hasta el 21 de febrero de 2020 en todas las regiones del país.

vmj-ronda-5

Para cumplir con este propósito, Fundación Integra realizó este año una inversión de más de 2 mil millones de pesos, lo que considera capacitaciones a  1600 trabajadoras, compra de materiales didácticos y educativos, servicios básicos, insumos, entre otros ítem.

El programa Vacaciones en Mi Jardín, que tiene como objetivo brindar a niños, niñas y sus familias una propuesta de atención centrada en el juego, que resguarde su bienestar durante el periodo de vacaciones, este año atenderá a  más de 5.500 niños y niñas a nivel nacional.

Vacaciones en mi Jardín cuenta con un variado material didáctico para realizar talleres y trabajo en zona, paseos y actividades recreativas para que los niños y niñas disfruten el período de vacaciones. Además, ofrece una minuta de alimentación de acuerdo a la estación  correspondiente (invierno o verano).

Está dirigido a niños y niñas de tres meses a cinco años, preferentemente hijos e hijas de madres que trabajan. Para conocer el horario de atención, las familias deben acercarse a los jardines que funcionan bajo esta modalidad.

Protejamos a los niños durante los días de calor extremo

Para los primeros meses de 2020 la Dirección Meteorológica de Chile anunció la llegada de altas temperaturas en la zona central, especialmente, en las regiones de Coquimbo, Valparaíso, Metropolitana y O’Higgins, las cuales superarían los 35 grados, especialmente en las zonas del valle y precordilleranas.

Cabe recordar que los niños y las niñas que se exponen a altas temperaturas pueden presentar distintas manifestaciones físicas como: calambres, fatiga, dolor de cabeza, taquicardia, náuseas, vómitos, quemaduras, pruritos en la piel por el sudor, entre otras, generadas principalmente por un golpe de calor. Si usted está frente a algunos de estos síntomas consulte inmediatamente en el centro de salud más cercano.  Los expertos siempre recomiendan estar alertas, ya que los niños no siempre manifiestan los síntomas con facilidad, por lo que la continuidad y persistencia de días con temperaturas elevadas puede resultar perjudicial para su salud.

consejos_altas_temperaturas_verano

Aunque suene lógico, una constante hidratación es primordial para evitar golpes de calor y descompensaciones en los grupos de mayor riesgo, como son los niños y los adultos mayores a los 65 años.

El jefe del departamento de Nutrición y Salud de la Fundación Integra, Jaime Folch advierte que “los niños se deshidratan con mayor facilidad que los adultos por su metabolismo más alto y su superficie corporal, que en relación con su peso es mayor. Además, este grupo de riesgo no manifiesta con facilidad síntomas, lo que debe motivar a los adultos a prestar atención a posibles efectos indeseados por el calor, especialmente en los bebés que aún reciben leche materna”.

“La irritabilidad, la somnolencia, la pérdida de vitalidad, el aumento en la frecuencia cardiaca y respiratoria, el sudor frío e incluso el llanto son síntomas que evidencian la ausencia de una hidratación correcta”, explica el profesional de la red nacional de salas cuna y jardines infantiles.

Consejos para proteger a los niños y las niñas de un golpe de calor:

• Mucha agua. Hidrátelo con abundante agua durante todo el día, ofreciéndole agua en cantidades pequeñas (50cc. – 100cc.). Si el bebé está siendo alimentado con leche materna, aumente la frecuencia, aunque sea en menor cantidad.
• Paseos vespertinos. Evite exponerlos al sol en los horarios de mayor riesgo, entre las 11:00 y las 17:00 horas. Evite actividades lúdicas bajo el sol durante este periodo.
• Protector solar. Aplíquele protector solar con filtro solar de 30 o más, y repita el procedimiento cada dos horas. No son recomendables las cremas en menores de seis meses.
• Juegos de agua. Siempre debe haber un adulto responsable cuando los niños y niñas se estén refrescando con agua, ya sea en una piscina o algo similar.
• Vestuario. Vístalo de preferencia con ropa holgada, de colores claros y de preferencia de algodón.
• Frutas y verduras. Evite darle comidas abundantes, infusiones calientes o bebidas azucaradas. Prefiera alimentos frescos, como jugos de frutas, frutas y verduras.
• ¡No lo haga! Bajo ninguna circunstancia deje solo a su hijo al interior de un vehículo. El riesgo de un golpe de calor es peligroso y el cuerpo de un niño/a se calienta de tres a cinco veces más rápido que el de un adulto.
• Ambiente fresco. Cautelar siempre que los niños/as se encuentren en un ambiente ventilado, con un flujo de aire permanente, cautelando que no llegue el sol de forma directa.

Integra pertenece a la Red de Fundaciones de la Presidencia de la República. Con 30 años de experiencia, cuenta con más de 1.230 salas cuna y jardines infantiles gratuitos a los que asisten más de 91 mil niños y niñas en todo

“Jardín entre islas”, educación de calidad para todos

Voigue es una pequeña isla emplazada en el archipiélago de Chauques en la comuna de Quemchi, Chiloé. Hasta este sector llega en lancha un equipo educativo de Fundación Integra para dar vida a un innovador proyecto denominado “Jardín entre islas”.

Este programa educativo de modalidad no convencional, recibe cada quince días a 13 niños y niñas de las islas Cheniao, Mechuque, Taucolon, Añihué y Voigue, quienes se reúnen en la escuela rural ubicada en esta última, para acceder por primera vez en sus vidas a la educación parvularia, gracias a esta iniciativa, única en el país, desarrollada por la Dirección Regional de Fundación Integra de Los Lagos.

“Mi hija Belén es la única niña de la isla Añihué, por lo que ella se emocionó desde el primer día que llegaron a la casa para invitarla a asistir al jardín. Me gusta porque ahora va a ir más preparada al colegio, ha aprendido a compartir con otros niños y es muy inteligente, acá juegan, pintan, cantan y cuando llega el día viernes me pregunta si le toca ir al jardín y empieza a mirar el calendario y cuenta los días”, cuenta la apoderada Ana Barrientos.

El director ejecutivo de Integra, José Manuel Ready, junto al alcalde de Quemchi, Gustavo Lobos, familias y representantes de la comunidad, se reunieron para celebrar de manera oficial la inauguración de este programa educativo para el año 2020.

En la ceremonia, la máxima autoridad de Integra destacó que “esta iniciativa es única en el país, entregando a niños, que habitan en islas de difícil acceso, la oportunidad de socializar, compartir con sus pares, y desarrollar al máximo sus habilidades, cumpliendo el propósito de llevar educación parvularia de calidad donde más se requiere. Vemos que las familias valoran mucho  este esfuerzo, por lo que esperamos intensificar las actividades de este programa durante este año”.

Por su parte, la directora regional de Integra, Marcela Gallardo explicó que “en cada una de las islas que componen el archipiélago de Chauques viven niños y niñas que no habían podido acceder a la educación parvularia, por eso como Fundación Integra asumimos el desafío de llegar a ellos con este programa que tuvo seis meses de pilotaje y creemos que de esta manera estamos dando cumplimiento al derecho a la educación parvularia de estos niños y niñas”.

El alcalde de Quemchi, Gustavo Lobos,  destacó que “este programa surgió a partir de la necesidad de abordar la brecha en educación parvularia en sectores insulares, por lo que el esfuerzo conjunto del municipio y Fundación Integra ha permitido en corto tiempo rápidos avances en esta materia, beneficiando a niños y familias de estas islas”.

La escuela de Voigue se encontraba cerrada desde hace ya años, pero en agosto pasado el establecimiento fue reabierto por el equipo educativo de Integra, para así dar vida al jardín que lleno de magia recibe a los niños y niñas que felices llegan junto a sus familias para aprender juntos a través del juego.

César Hernández, apoderado del “Jardín entre islas” y también presidente de la Junta de Vecinos de Voigue, resalta la importancia de esta iniciativa, que “estábamos esperando hace mucho tiempo, es una muy buena instancia para que los niños y niñas puedan interactuar y aprender. Esto antes no existía en la comunidad, ya que se empezaba a estudiar desde primero básico. Así que para nosotros es muy importante lo que está sucediendo ahora con el “Jardín Entre Islas”, porque tenemos posibilidades de que la juventud no salga de la isla, porque cuando no existe educación, la gente opta por salir de acá y buscar nuevos rumbos”.

“Mi hija Belén es la única niña de la isla Añihué, por lo que ella se emocionó desde el primer día que llegaron a la casa para invitarla a asistir al jardín. Me gusta porque ahora va a ir más preparada al colegio, ha aprendido a compartir con otros niños y es muy inteligente, acá juegan, pintan, cantan y cuando llega el día viernes me pregunta si le toca ir al jardín y empieza a mirar el calendario y cuenta los días”, cuenta la apoderada Ana Barrientos.

El ocio como herramienta de desarrollo infantil

Salidas al zoológico, fin de semana en la playa, compromisos con familiares y amigos, son solo algunas de las actividades que los padres organizan cada verano para procurar que los niños y las niñas no se aburran durante las vacaciones. Una tarea, que genera ansiedad en muchos adultos y que deja de lado el juego y el ocio, espacios que según los expertos son fundamentales para un correcto desarrollo cognitivo y emocional en la infancia.

“El ocio puede entenderse como un espacio en que se detienen las tareas cotidianas, que nos invita a aspectos más rutinarios, para poder abrir otras actividades donde podamos compartir con los niños y las niñas”, explica el psicólogo Rodrigo Cordero de Fonoinfancia de  Fundación Integra. Por esto, transmitir a los padres la importancia de que los niños tengan tiempo libre de calidad es uno de los aspectos de la educación que continuamente se debe recordar.

aburrimiento_ocio_consejos_fundacion_integra_02

En la misma línea, Schlomit Creixel, educadora de párvulos de la Dirección de Educación de Fundación Integra, agrega y aclara que el ocio es distinto al aburrimiento, “cuando hablamos de ocio desde la perspectiva educativa, nos referimos a cuando el niño decide la actividad que va a realizar, donde no necesariamente hay una sugerencia del adulto, es un espacio que está asociado al descanso, la diversión, por lo que es un buen momento para promover la creatividad y la imaginación. Está muy distante de lo que es el aburrimiento, que es un momento de letargo que a veces produce molestia en los niños y las niñas”.

Actualmente, hay adultos que no entienden la diferencia entre aburrimiento y ocio, y sienten la obligación de mantener a los niños ocupados de manera permanente. También, hay padres que tienen la necesidad de planear actividades para sus hijos, porque de esta manera tienen tiempo para realizar sus propias tareas. “Muchas veces nos solicitan panoramas y actividades para realizar con los niños, porque se entiende que es parte de las responsabilidades de los padres mantenerlos ocupados y entretenidos en algo. Sin embargo, no es necesario tener un cronograma elaborado, sino que más bien propiciar instancias de co-construcción entre niños y adultos, donde ambos decidan qué actividades realizarán en conjunto y qué actividades pueden realizar por separado”, recomienda.

Los beneficios del ocio en la niñez

La experta en educación para la primera infancia explica que el ocio permite potenciar en los niños la capacidad de tomar decisiones, porque es un espacio donde el niño puede desarrollar su creatividad e innovación, descubrir e ir entendiendo el mundo que lo rodea, además, de pensar y decidir qué quiere hacer. Por eso, es importante que en los momentos de ocio el padre o adulto responsable promueva la autonomía infantil con preguntas como, qué te gustaría hacer, a qué quieres jugar, con qué o quién te gustaría realizar tal o cual actividad.

La profesional agrega que, durante los momentos de ocio, el rol de los padres es guiar:  “por eso es bueno realizar un paneo de los recursos con los que cuento, con qué juguetes cuento, a qué espacios puedo asistir, con quién puede jugar mi hijo. En el caso de los niños más pequeños es bueno seleccionar previamente dos o tres opciones, porque cognitivamente no están preparados aún para discriminar entre una mplia variedad de alternativas y les cuesta discernir”.

Muchas veces los adultos se sienten satisfechos cuando los niños caen rendidos a la cama, luego de un día lleno de actividades. Sin embargo, la experta de la Dirección de Educación de  Fundación Integra, aconseja no saturarlos de tareas y panoramas, porque el descanso es fundamental para su correcto desarrollo mental y físico.

Observar es clave

Los padres, hoy en día, tienen poco tiempo para compartir con sus hijos, por eso los momentos que se tienen para estar en familia deben aprovecharse, mostrando un interés real por lo que el niño hace o dice. Por ejemplo, si el niño es pequeño usted puede relatarle las actividades que realizó durante el día, para que vaya comprendiendo que se divirtió y que usted está atento a su rutina.

Por su parte, el psicólogo Rodrigo Cordero de Fonoinfancia de  Fundación Integra, asegura que siempre es importante que los padres o adultos responsables pongan atención y observen a los niños. “De esta manera, evitamos la ansiedad, aprendemos a comprender su comportamiento y ayudamos a que ellos también lo entiendan, con preguntas como: ¿Será que estás inquieto porque tu primo se fue? ¿Estarás enojado porque tu programa favorito terminó? Debemos recordar que los niños son concretos y a diferencia de los adultos aún no son capaces de entender el concepto de aburrimiento”, asegura.