¿Cómo afecta a los niños y niñas el cambio de hora?

El próximo sábado 4 de septiembre a las 23:59 horas habrá que adelantar los relojes en una hora. El horario de verano permite que anochezca más tarde y el día se haga más largo. Esto podría generar en un comienzo, alteraciones en el sueño, alimentación, irritabilidad o cansancio en los niños y niñas. Sin embargo, el servicio de Fonoinfancia de Fundación Integra invita a la calma, y entrega valiosos consejos.

Alicia Varela Hidalgo, psicóloga y jefa del Departamento de Promoción y Fonoinfancia, señala que con el nuevo horario es probable que se presenten algunos cambios en el estado emocional de niños y niñas, debido a que son más sensibles y requieren de un mayor tiempo de descanso. “Si los cambios en el huso horario repercuten en la rutina y los hábitos de los adultos/as, en los niños y niñas pueden ser aún más significativos, ya que por lo general necesitan un tiempo mayor para adaptarse”, dice.

Para la profesional es importante considerar que este cambio de hora ocurre luego un largo periodo de confinamiento y de una modalidad mixta de asistencia en algunas escuelas y jardines infantiles, lo que ya ha requerido de procesos de adaptación de niños y niñas a diversas rutinas.

“Estamos en un proceso de desconfinamiento, retomando paulatinamente las actividades que se hacían antes de la pandemia; muchos adultos/as comienzan a salir de casa al trabajo presencial y niños y niñas retornan a los establecimientos educacionales, lo que ya ha implicado una serie de adaptaciones en la rutina y cotidianidad”, menciona y agrega: “Estos cambios han producido -o pueden producir-, una serie de efectos psicológicos por lo que es esperable que los adultos no estemos en las mismas condiciones para acompañar el proceso de adaptación de niños y niñas. Por lo tanto, es importante considerar el escenario actual para que el cambio de hora no se convierta en un estresor más. Para esto será importante que los adultos/as no se sientan presionados en responder ante este ajuste de horario”.

Según la experta en infancia, los adultos/as deben poner atención si los niños/as presentan algún cambio en el estado de ánimo, conductas, apetito, en la conciliación del sueño, control de esfínter, entre otras y considerar que siempre el diálogo fortalece la relación con los niños y niñas.

“En este sentido, el cambio de hora puede ser una oportunidad para explicarles la realidad que los rodea, por ejemplo, las estaciones del año, los brotes de los árboles en la primavera o el aumento de las actividades al exterior por el aumento de las temperaturas”, indica.

¿Qué hacer?

De acuerdo con la psicóloga de Fonoinfancia, algunas estrategias que padres, madres y cuidadores/as podrían considerar para disminuir los efectos del horario de verano, según la etapa del desarrollo en la que estén niños y niñas, son las siguientes:

✅ Días antes del cambio de hora, se sugiere adelantar en 15 minutos las rutinas de niños/as, como los juegos, comida y sueño. Es importante que estos cambios de hábitos los realice la familia completa, para generar un proceso integral.
✅ Se debe explicar al niño o niña lo que va a suceder con este nuevo horario. Una forma entretenida de hacerlo es invitando al niño/a a cambiar la hora del reloj juntos y en ese momento, explicarles los cambios de luz que habrá en los próximos días.
✅ Leerles un cuento antes de dormir que aborde el nuevo contexto. Por ejemplo, relatarles una historia que explique la llegada de la primavera y los procesos de luz y cambios de la naturaleza, que ocurren en este periodo del año.
✅ Durante la primera semana del cambio de hora, se puede Invitar al niño/a a realizar una siesta para que puedan disminuir la sensación de cansancio.
✅ Por último, generar actividad física para potenciar gasto energético en los niños y niñas, y así estén más cansados a la hora de dormir.

Al seguir estas estrategias, es importante tener en cuenta la particularidad de cada niño y niña, ya que pueden reaccionar de diferentes maneras según su forma de ser, “por ello, los/as adultos/as debemos tener paciencia y ser creativos para abordar el cambio”, indica Varela.

Fonoinfancia, con 20 años de experiencia, es un servicio de cobertura nacional y gratuito, de atención psicológica a través del teléfono 800 200 818 y vía chat en www.fonoinfancia.cl Es atendido de lunes a viernes, de 08:30 a 19:00 horas, por especialistas en temas de crianza, niñez y familia.

Integra pertenece a la Red de Fundaciones de la Presidencia de la República. Con 30 años de experiencia, es la red más grande de salas cuna y jardines infantiles del país con 1.200 establecimientos gratuitos, a los que asisten más de 85 mil niños y niñas en todo Chile.

¿Cómo adaptar a los niños y niñas al cambio de hora?

Este sábado 5 de septiembre, a las 23:59, los relojes deberán adelantarse una hora en Chile Continental e Insular (salvo en la región de Magallanes y la Antártica Chilena que cuenta con horario único), para iniciar el horario de verano hasta abril del 2021.

Si los cambios en el huso horario repercuten en la rutina y los hábitos de los adultos, en los niños y niñas pueden ser aún más significativos, ya que por lo general necesitan un tiempo más prolongado para adaptarse.

Así lo explican desde el Fonoinfancia, servicio de la Fundación Integra con 19 años de experiencia resolviendo gratuitamente las dudas psicológicas en la crianza, quienes aclaran que, en algunos casos, durante la primera semana posterior al cambio de hora los niños y las niñas pueden presentar alteraciones normales en las rutinas de sueño, alimentación e incluso mayor irritabilidad en sus actividades cotidianas.

“Los cambios han producido o pueden producir, una serie de efectos psicológicos en la población, por lo que es esperable que los adultos no estén en las mismas condiciones para acompañar el proceso de adaptación de niños y niñas. Por tanto, es importante que los adultos consideren el escenario actual, para que así el cambio de hora no se convierta en un estresor más. Para esto será importante que los adultos no se presionen con responder de la misma manera o de la mejor manera ante el cambio de horario”, nos explica Alicia Varela, Jefa del Fonoinfancia.

¿Qué podemos hacer para facilitar la adaptación de los niños y niñas al nuevo horario?

Fonoinfancia recomienda:

  • ✔️ Es relevante que los cambios de hábitos, como adelantar en 15 minutos las rutinas de los niños, sean compartidos por el resto de los integrantes de la familia para generar un proceso integral en el hogar.
  • ✔️ Expliquemos a los niños y niñas qué sucede. Lo podemos hacer, por ejemplo, invitándoles a cambiar juntos el reloj o hacerles notar los cambios de luz en los horarios en que hacían sus rutinas habituales.
  • ✔️ Al momento de conciliar el sueño los niños y niñas pueden estar más inquietos. Estos inconvenientes deberían ir en descenso en los próximos tres días o máximo una semana, después del cambio de hora.
  • ✔️ Procuremos generar actividad física para potenciar el gasto energético, de manera que los niños y niñas estén más cansados a la hora de dormir.

Al seguir estos consejos, es importante tener en cuenta que cada niño y niña puede reaccionar de diferentes maneras, por eso el llamado a los adultos es a estar atentos, tener paciencia y ser ingeniosos a la hora de explicar este cambio.

Fonoinfancia, con 19 años de experiencia, es un servicio gratuito de atención psicológica a través del teléfono 800 200 818 y vía chat en www.fonoinfancia.cl Es atendido de lunes a viernes, de 08:30 a 21:00 horas, por especialistas en temas de infancia y familia.

Integra pertenece a la Red de Fundaciones de la Presidencia de la República. Con 30 años de experiencia, es la red más grande de salas cuna y jardines infantiles del país con más de 1.200 establecimientos gratuitos, a los que asisten más de 92 mil niños y niñas en todo Chile.

Cómo adaptar a los niños al cambio de hora

Este sábado 7 de septiembre, a las 23:59, los relojes deberán adelantarse una hora en Chile Continental e Insular (salvo en la región de Magallanes y la Antártica Chilena que cuenta con horario único), para iniciar el horario de verano hasta abril del 2020.

Si los cambios en el huso horario repercuten en la rutina y hábitos de los adultos, en los niños y niñas puede ser aún más significativo, ya que por lo general los más pequeños necesitan un poco más de tiempo para adaptarse.

Así lo explican los psicólogos de Fonoinfancia, servicio de atención psicológica gratuita de la Fundación Integra, quienes aclaran que en algunos casos, tras durante la primera semana posterior al cambio de hora, los niños pueden presentar alteraciones normales en las rutinas de sueño, alimentación e incluso mayor irritabilidad en sus actividades cotidianas.

¿Qué podemos hacer para facilitar la adaptación de los niños al nuevo horario?

Los profesionales de Fonoinfancia recomiendan:

>> Dos o tres días antes del cambio de hora, adelantemos progresivamente unos 15 minutos las rutinas de los niños. Es relevante que estos cambios de hábitos sean compartidos por el resto de los integrantes de la familia, así habrá un proceso integral en el hogar.

>> Procuremos generar actividad física para potenciar el gasto energético, de manera que los niños estén más cansados a la hora de dormir.

>> Expliquemos a los niños qué sucede. Lo podemos hacer, por ejemplo, invitándolos a cambiar juntos el reloj o hacerles notar los cambios de luz en los horarios en que veían televisión.

>> Al momento de conciliar el sueño los niños pueden estar más incómodos. Estos inconvenientes deberían ir en descenso en los próximos tres días o máximo una semana, después del cambio de hora.

Al seguir estos consejos, es importante tener en cuenta que cada niño puede reaccionar de diferentes maneras, por eso el llamado a los adultos es a estar atentos, tener paciencia y ser ingeniosos a la hora de explicar este cambio.

Fonoinfancia, con 18 años de experiencia, es un servicio gratuito de atención psicológica a través del teléfono 800 200 818 y vía chat en www.fonoinfancia.cl Es atendido de lunes a viernes, de 08:30 a 21:00 horas, por especialistas en temas de infancia, familia y violencia.

Integra pertenece a la Red de Fundaciones de la Presidencia de la República. Con 28 años de experiencia, es la red más grande de salas cuna y jardines infantiles del país con más de 1.200 establecimientos gratuitos, a los que asisten más de 92 mil niños y niñas en todo Chile.