¿Cómo preparar a los niños para el cambio de hora en cuarentena?

El sábado 3 de abril cuando los relojes indiquen las 23:59 pm deberán atrasarse en una hora en Chile Continental e Insular (excepto en la región de Magallanes y la Antártica Chilena que cuenta con horario único), para iniciar el horario de invierno del año 2021.

De acuerdo con Alicia Varela, psicóloga y jefa del Departamento de Promoción y Fonoinfancia, con el cambio de horario es probable que se presenten algunas alteraciones en el estado emocional de niños y niñas. “Todas esperables debido a los ajustes que deberán hacerse en la cotidianidad, como por ejemplo, interferencias en las rutinas de sueño o alimentación. Incluso, en ciertos casos, podría presentarse mayor irritabilidad en el desarrollo de sus actividades cotidianas”, dice y agrega: “Las rutinas les entregan a los niños/as estabilidad, por lo que, al cambiar el horario, deben comprender estos cambios y adaptarse a ellos”.

Según la profesional es importante considerar que este cambio de hora sucede en el contexto de un retorno al confinamiento en muchas comunas y de una modalidad mixta de asistencia en algunas escuelas y jardines infantiles, lo que ya ha requerido de procesos de adaptación de niños y niñas a nuevas rutinas.

“En este sentido, los efectos psicológicos que puedan presentar niños y niñas pueden variar dependiendo del momento del desarrollo en el que se encuentren (podrían comunicarse con el mundo adulto para evidenciar lo que les afecta) y de los cambios de rutinas a los que ya estén enfrentándose (por confinamiento o retorno a escuelas y jardines).

Para la psicóloga experta en infancia, los adultos/as en este contexto deben poner especial atención al observar algo poco usual en los niños/as, como en el estado de ánimo, conductas, apetito, en la conciliación del sueño, control de esfínter, entre otras. “Específicamente si los niños y niñas están siendo parte de un proceso mixto de asistencia a jardines, probablemente el día domingo pueda ser más complejo, ya que al momento de conciliar el sueño ellos/as se podrían incomodar con un horario que no les resulta regular. Sin embargo, estos inconvenientes deberían ir en descenso en los siguientes días”, explica.

Por otra parte, es posible que los/as adultos/as no estén en las mismas condiciones para acompañar el proceso de adaptación de niños y niñas. “Por ello, es importante que consideren el escenario actual, para que el cambio de hora no se convierta en un factor de estrés más. Será fundamental que los/as adultos/as no se presionen a responder de la misma manera que antes, frente al cambio de horario”, señala Varela.

Consejos para tener en cuenta

Rodrigo Cordero, psicólogo de Fonoinfancia, señala que es relevante considerar que debido al contexto nacional que estamos viviendo, es probable que las estrategias utilizadas anteriormente, este año no funcionen de la misma manera o tomen mayor tiempo en dar los resultados esperados.

Por esta razón, al pensar en estrategias que padres, madres y cuidadores/as pueden utilizar, el profesional sugiere:

>> Adelantar en 15 minutos las rutinas de niños/as. Es relevante que los cambios de hábitos de los niños y niñas, sean compartidos por el resto de los integrantes de la familia para generar un proceso integral en el hogar.

>> Explicar a los niños y niñas qué sucede. Esto lo podemos hacer invitándoles a cambiar juntos un reloj de la casa o hacerles notar los cambios de luz en los horarios en que hacían sus rutinas habituales.

>> Al momento de conciliar el sueño, los niños y niñas pudiesen estar más inquietos, por lo que se puede procurar generar actividad física para potenciar el gasto energético y de esta manera, los niños y niñas estén más cansados a la hora de dormir; junto con contenerlos/as y dedicar tiempos de compartir amorosos y cuidadores (leer un cuento).

Al seguir estas estrategias, es de vital importancia tener en cuenta la particularidad de cada niño y niña, ya que podrían reaccionar de diferentes maneras según su forma de ser, sentir, de cómo se encuentran en la actualidad y de lo que comprendan de este cambio de horario, “es por ello que los/as adultos/as estamos llamados a estar atentos/as, tener paciencia y ser ingeniosos para abordar este cambio”, indica Cordero.

De acuerdo con el psicólogo, siempre el diálogo fortalecerá la relación con niños y niñas y este cambio de horario puede servir para explicarles la realidad que los rodea, “por ejemplo, enseñarles sobre las estaciones del año, las caídas de las hojas en otoño o el aumento de las actividades al interior de la casa por la baja de las temperaturas”, afirma.

Fonoinfancia, con 20 años de experiencia, es un servicio gratuito de atención psicológica a través del teléfono 800 200 818 y vía chat en www.fonoinfancia.cl. Es atendido de lunes a viernes, de 08:30 a 21:00 horas, por especialistas en temas de infancia y familia.

Integra pertenece a la Red de Fundaciones de la Presidencia de la República. Con 30 años de experiencia, es la red más grande de salas cuna y jardines infantiles del país con 1.200 establecimientos gratuitos, a los que asisten más de 92 mil niños y niñas en todo Chile.

¿Cómo adaptar a los niños y niñas al cambio de hora?

Este sábado 5 de septiembre, a las 23:59, los relojes deberán adelantarse una hora en Chile Continental e Insular (salvo en la región de Magallanes y la Antártica Chilena que cuenta con horario único), para iniciar el horario de verano hasta abril del 2021.

Si los cambios en el huso horario repercuten en la rutina y los hábitos de los adultos, en los niños y niñas pueden ser aún más significativos, ya que por lo general necesitan un tiempo más prolongado para adaptarse.

Así lo explican desde el Fonoinfancia, servicio de la Fundación Integra con 19 años de experiencia resolviendo gratuitamente las dudas psicológicas en la crianza, quienes aclaran que, en algunos casos, durante la primera semana posterior al cambio de hora los niños y las niñas pueden presentar alteraciones normales en las rutinas de sueño, alimentación e incluso mayor irritabilidad en sus actividades cotidianas.

“Los cambios han producido o pueden producir, una serie de efectos psicológicos en la población, por lo que es esperable que los adultos no estén en las mismas condiciones para acompañar el proceso de adaptación de niños y niñas. Por tanto, es importante que los adultos consideren el escenario actual, para que así el cambio de hora no se convierta en un estresor más. Para esto será importante que los adultos no se presionen con responder de la misma manera o de la mejor manera ante el cambio de horario”, nos explica Alicia Varela, Jefa del Fonoinfancia.

¿Qué podemos hacer para facilitar la adaptación de los niños y niñas al nuevo horario?

Fonoinfancia recomienda:

  • ✔️ Es relevante que los cambios de hábitos, como adelantar en 15 minutos las rutinas de los niños, sean compartidos por el resto de los integrantes de la familia para generar un proceso integral en el hogar.
  • ✔️ Expliquemos a los niños y niñas qué sucede. Lo podemos hacer, por ejemplo, invitándoles a cambiar juntos el reloj o hacerles notar los cambios de luz en los horarios en que hacían sus rutinas habituales.
  • ✔️ Al momento de conciliar el sueño los niños y niñas pueden estar más inquietos. Estos inconvenientes deberían ir en descenso en los próximos tres días o máximo una semana, después del cambio de hora.
  • ✔️ Procuremos generar actividad física para potenciar el gasto energético, de manera que los niños y niñas estén más cansados a la hora de dormir.

Al seguir estos consejos, es importante tener en cuenta que cada niño y niña puede reaccionar de diferentes maneras, por eso el llamado a los adultos es a estar atentos, tener paciencia y ser ingeniosos a la hora de explicar este cambio.

Fonoinfancia, con 19 años de experiencia, es un servicio gratuito de atención psicológica a través del teléfono 800 200 818 y vía chat en www.fonoinfancia.cl Es atendido de lunes a viernes, de 08:30 a 21:00 horas, por especialistas en temas de infancia y familia.

Integra pertenece a la Red de Fundaciones de la Presidencia de la República. Con 30 años de experiencia, es la red más grande de salas cuna y jardines infantiles del país con más de 1.200 establecimientos gratuitos, a los que asisten más de 92 mil niños y niñas en todo Chile.

Consejos para la adaptación de niños y niñas

La medianoche de este domingo 5 de abril los relojes deberán regresar en el tiempo una hora, siendo nuevamente las 23:00 horas del sábado (en Isla de Pascua e Isla Salas y Gómez el cambio ocurrirá a las 22:00 horas), iniciando en gran parte del país el horario de invierno.

Este ajuste impulsado por el Ministerio de Energía, que no afectará a la región de Magallanes y la Antártica Chilena, busca aumentar el provecho de la luz natural principalmente en las mañanas. Según explicó la cartera gubernamental, el cambio aumenta la concentración, favorece el metabolismo y disminuye los problemas de somnolencia para iniciar las actividades diarias, entre otros beneficios.

“Es relevante considerar que debido al contexto nacional que estamos viviendo, es probable que las estrategias utilizadas anteriormente (como, por ejemplo, adelantar en 15 minutos las rutinas como alimentación y horarios para levantarse y acostarse), este año no funcionen de la misma manera o tomen mayor tiempo en dar los resultados esperados”, explica Diez.

Sin embargo, esta medida conlleva un proceso de adaptación gradual principalmente en los niños y las niñas, para evitar que sus hábitos de sueño sean alterados drásticamente.

“Pero el cambio de hora este año no es como todos los años pues estamos en medio de una cuarentena, lo que ya ha implicado una serie de cambios en la rutina y cotidianidad niños, niñas y adultos. Los cambios han producido o pueden producir, una serie de efectos psicológicos en la población, por lo que es esperable que los adultos no estén en las mismas condiciones para acompañar el proceso de adaptación de niños y niñas. Por tanto, es importante que los adultos consideren el escenario actual, para que así el cambio de hora no se convierta en un estresor más. Para esto será importante que los adultos no se presionen con responder de la misma manera o de la mejor manera ante el cambio de horario”, nos explica Alicia Varela jefa de Fonoinfancia.

La psicóloga del servicio Fonoinfancia de Fundación Integra, Carolina Diez, añade también que “la primera semana tras la modificación horaria es posible que nuestros hijos presenten alteraciones normales, como, por ejemplo, problemas con las rutinas de sueño, alimentación o mayor irritabilidad en sus actividades cotidianas”.

¿Qué hacer?

“Es relevante considerar que debido al contexto nacional que estamos viviendo, es probable que las estrategias utilizadas anteriormente (como, por ejemplo, adelantar en 15 minutos las rutinas como alimentación y horarios para levantarse y acostarse), este año no funcionen de la misma manera o tomen mayor tiempo en dar los resultados esperados”, explica Diez.

Es relevante que estos cambios de hábitos sean compartidos por el resto de los integrantes de la familia, así habrá un proceso integral en el hogar.

El llamado a los adultos es a tener “paciencia” y “ser ingeniosos”. “Cada niño y niña es único, por ello pueden reaccionar de diferentes maneras. Para ayudarlos podrían invitarlos a cambiar juntos el reloj o hacerles notar los cambios de luz”, detalla. “Si bien nunca es recomendable el uso de pantallas, es probable que algunos adultos hayan flexibilizado el uso de éstas. En este escenario de flexibilidad, es fundamental cuidar la cantidad de tiempo y horario en que se usan las pantallas, pues su uso puede afectar entre otras cosas la conciliación del sueño”, nos explica Alicia Varela, jefa de Fonoinfancia.

Según precisó el Ministerio de Energía, el horario de invierno se extenderá desde este domingo 5 de abril hasta las 23:59 del sábado 5 de septiembre.

Fonoinfancia de Fundación Integra es un servicio gratuito de atención psicológica a través del teléfono 800 200 818 y vía chat en www.fonoinfancia.cl Es atendido de lunes a viernes, de 08:30:00 a 21:00 horas, por psicólogos/as especialistas en temas de infancia y familia.

Preparándonos para el primer día de jardín

Durante los primeros años de vida, los niños y las niñas se enfrentan a importantes cambios que forman parte de su desarrollo y aprendizaje, uno de ellos es la adaptación al jardín infantil o al colegio. Por eso, el llanto de los niños, la angustia en los padres y la preocupación de los educadores, son escenas que se repiten al inicio del año parvulario.

Fonoinfancia, servicio gratuito de atención psicológica de la Fundación Integra (800 200 818 o www.fonoinfancia.cl), explica que la adaptación es el proceso en que el niño se acomoda a las condiciones de su entorno, y en este caso él debe modificar su comportamiento para integrarse al nuevo escenario.

Este cambio contempla nuevos horarios de sueño, normas y tipos de alimentación. Además, algunos niños por primera vez se separarán de sus padres o cuidadores por un largo período de tiempo.

Al salir del jardín infantil, nunca se esconda ni salga arrancando, hágalo de manera natural y afectuosa, explíquele que se irá, pero que volverá más tarde a buscarlo.

24022020_consejos_primero_dia_jardin_web

Para evitar que estos cambios afecten las emociones, el desarrollo y el aprendizaje de los niños, los psicólogos de Fonoinfancia nos recomiendan:

 Visite el jardín infantil o la sala cuna al que asistirá su hijo o hija antes del inicio del año parvulario. Recorra todos los espacios educativos y explíquele con palabras simples y una mirada positiva que este será el lugar donde jugará, se divertirá y conocerá a sus nuevos amigos.
♦ Presente a su hija al equipo educativo que la acompañará durante la jornada educativa.
♦  Días previos al primer día de jardín infantil adapte los horarios de alimentación y sueño, según lo definido por el establecimiento, para evitar cambios bruscos de rutina.
Permita que su hijo o hija lleve su juguete favorito y promueva que se lo presente al equipo educativo. Recuerde que este es un objeto de apego que le entrega seguridad.
Evite traspasar miedos y aprensiones a sus hijos. Si se muestra seguro y tranquilo, será más fácil para ellos/as.
Cuando el niño o la niña lo requiera, es posible sugerir al apoderado que lo acompañe durante un momento de la jornada. El tiempo de permanencia del adulto se podrá disminuir gradualmente a medida que el niño se sienta más seguro y confiado.
Acepte y respete los sentimientos del niño o niña, validando la expresión de sus emociones. En este sentido, es importante contenerlos sin reprochar el llanto, posibles “pataletas” u otras reacciones, ayudándolo a recuperar la calma por medio del cariño y la comprensión.
Al salir del jardín infantil, nunca se esconda ni salga arrancando, hágalo de manera natural y afectuosa, explíquele que se irá, pero que volverá más tarde a buscarlo.
Genere instancias de intercambio de información acerca de los procesos importantes para los niños y niñas con el equipo del jardín, como el inicio o progreso asociado al control de esfínter, la evolución de enfermedades o tratamientos médicos.

Pueden comunicarse gratuitamente con el servicio de orientación psicológica Foninfancia al teléfono 800 200 818 o en el chat disponible en www.fonoinfancia.cl. Su horario de atención es de lunes a viernes, entre las 08:30 y las 21:00 horas.

Integra pertenece a la Red de Fundaciones de la Presidencia de la República. Con 29 años de experiencia, es la red más grande de salas cuna y jardines infantiles del país con más de 1.200 establecimientos gratuitos, a los que asisten más de 92 mil niños y niñas en todo Chile.

¿Cómo prepararse para el primer día de jardín infantil?

Hay una escena que se repite todos los años al llegar marzo en los jardines infantiles y salas cuna de todo el país: llantos, caras de tristeza y ansiedad. Para que los primeros días de los niños y las niñas no resulten traumáticos y sean un proceso natural de transición del núcleo familiar al jardín infantil conversamos con María Lidia Guzmán, coordinadora de Familia y Comunidad de la Dirección de Educación de Fundación Integra, quien nos entregó algunas recomendaciones para apoyar a los niños durante el proceso de adaptación y nos recordó que son los adultos los responsables de entregar herramientas de socialización afectiva.

“El ingreso a la sala cuna y jardín infantil es la primera conquista de un mundo diferente a la familia, extraño y ajeno, por lo que el niño requiere un especial apoyo, que considera extra paciencia. Los cambios importantes en la vida requieren tiempo de elaboración, y los adultos tenemos que respetarlos y acompañarlos”, aclara la profesional.

Prepare esos primeros días

Una manera de evitar el rechazo y disminuir la ansiedad y temores es planificar un acercamiento gradual al jardín infantil. “Como algunos autores dicen, es importante que el jardín “huela a madre”, es decir que sea familiar para el niño o niña. Esto es una invitación a que los apoderados y adultos responsables acompañen el primer día e incluso antes a conocer el jardín, recorrerlo e interactuar con el equipo educativo. Los padres y apoderados debieran, en la medida de lo posible, darse el tiempo de ir con los niños al jardín, mostrarle los nuevos espacios en que jugarán y presentarle a los adultos que los acompañarán, guiarán y cuidarán”, explica María Lidia.

Consejos para esos primeros días

♦ Visite el establecimiento con su hijo, recorra los patios y salas con él y explíquele con palabras simples -que será el lugar donde jugará y conocerá a sus nuevos amigos.

♦ En la primera visita al jardín infantil, preséntele al equipo educativo.

♦ Durante una semana antes del inicio del año parvulario, adapte los horarios y rutinas de alimentación y sueño del niño a los que se tendrá en el jardín infantil y sala cuna.

♦ Converse con el niño de lo que ocurrirá los primeros días de asistencia al jardín infantil, con énfasis en las experiencias positivas que vivirá.

♦ Permita que su hijo o hija lleve su juguete favorito y promueva que se lo presente a los adultos que los cuidarán.

♦ Al despedirse del niño, hágalo de manera natural y afectuosa, explíquele que se irá, pero que volverá a buscarlo. Nunca se esconda, ni salga arrancando

La comunicación es clave

Para que el proceso de adaptación se desarrolle con naturalidad es fundamental que exista una fluida comunicación entre el equipo educativo y la familia. Por esto, la profesional aconseja que los padres informen a las educadoras de los aspectos relevantes que les permitan conocer mejor y tratar con cercanía al niño, “tanto las educadoras de párvulos como las técnicos en educación parvularia están preparadas para apoyar a los niños y las niñas durante el proceso de adaptación”, asegura Maria Lidia. Por eso se recomienda mantener una comunicación fluida con el equipo educativo y pedir información sobre el comportamiento del niño al retirarlo, ya que algunos pequeños socializan fácilmente y se adaptan rápidamente a los nuevos espacios y a las personas, pero otros pueden necesitar más tiempo.

Lo importante es saber escuchar los mensajes que el niño envía y respetar sus tiempos, asegura la coordinadora de Familia de la Dirección de Educación de Fundación Integra, María Lidia Guzmán, y agrega que “el acompañamiento no solo es presencial. Una vez que el niño está en el hogar hay que preguntarle sobre su día en el jardín infantil y dejarlo que se explaye al relatar sus experiencias. Si el niño todavía no habla hay que observar si hay cambios en su comportamiento”.

Familias Integra 35

Despedidas y reencuentros

La separación, a veces, es un proceso más duro y complejo de vivir para los padres que para los niños. Al respecto, la profesional de Fundación Integra, reconoce que es natural que los padres tengan un sentimiento de culpabilidad o nerviosismo frente al primer día de jardín infantil o sala cuna de sus hijos, “lo recomendable siempre es mantener la calma, mostrando seguridad y confianza. La despedida debe ser un proceso natural y afectuoso, donde le explique que se irá, pero que volverá a buscarlo a una hora determinada. Nunca se esconda, ni salga arrancando”, afirma.

Un bastón emocional

Durante los procesos de adaptación, también es natural que los niños necesiten objetos afectivos que utilizan como un bastón emocional. “Permita que su hijo presente su pelota, muñeca o robot a otros adultos, de esta manera ellos se sentirán más seguros y confiados. Estos objetos transicionales (juguetes para los niños) forman un puente entre los padres y los primeros amigos”, explica María Lidia.

Integra pertenece a la Red de Fundaciones de la Presidencia de la República. Con 28 años de experiencia, cuenta con más de 1.230 salas cuna y jardines infantiles gratuitos a los que asisten más de 91 mil niños y niñas en todo Chile.

¿Cómo prepararnos para el primer día de jardín?

Marzo está a la vuelta de la esquina; comenzamos a despedir las vacaciones mientras que muchos niños se preparan para ir por primera vez al jardín infantil o al colegio. Se trata de un hito socialmente muy importante, que exige a los niños y niñas incorporarse repentinamente a una cultura distinta a la vivida por años, lo que representa importantes desafíos.

Es fundamental que los niños y niñas puedan vivir esta transición de forma positiva, gratificante y como una oportunidad para aprender de manera entretenida a través de juegos y nuevas experiencias.

Este proceso impacta a todo el entorno del niño o niña, por lo que la familia es un participante activo y esencial de esta transición. Es por ello que Integra, con 27 años de experiencia entregando educación parvularia de calidad en más de 1.200 jardines y salas cuna en todo Chile, comparte algunas recomendaciones para que la familia pueda apoyar la transición desde el jardín infantil a la escuela o desde el hogar al jardín infantil.

¿Cómo podemos acompañar a nuestros hijos e hijas en esta transición?

– Hable con el niño o niña sobre las nuevas experiencias que vivirá, con una mirada positiva al cambio, explíquele que tendrá nuevos amigos y aprenderá cosas nuevas.

Lleve a su hijo a conocer el jardín o colegio. Es una buena manera de acercarlo a esta nueva etapa: muéstrele su sala, el baño y los juegos para que se sienta más seguro.

Los hábitos y horarios de alimentación y sueño se modifican con la entrada al colegio o al jardín infantil. Es importante adecuarlos con anterioridad para evitar un cambio drástico en las rutinas diarias.

Una vez que el niño o niña comienza a ir, recomendamos que la asistencia sea lo más continua posible.

No le mienta, ni salga a escondidas de la sala. Explíquele que se irá, pero que volverá a buscarlo más tarde.

Evite traspasarle sus miedos y aprensiones. Si se muestra seguro y tranquilo, será más fácil para ellos/as.

Al igual que un adulto, un niño se puede poner nervioso ante los cambios. Por eso, respete sus sentimientos y la forma de expresarlos. Es importante contenerlos, sin reprochar el llanto, “pataletas” u otras reacciones. Ayúdele a recuperar la calma por medio del cariño y la comprensión.

Cuando el niño o niña lo requiera, es posible sugerir al apoderado que lo acompañe durante un momento de la jornada. El tiempo de permanencia del adulto se podrá disminuir gradualmente, a medida que el niño o niña se sienta más seguro y confiado.

Generar instancias de intercambio de información acerca de procesos importantes para los niños y niñas con el equipo del jardín, tales como modificaciones en la alimentación, inicio o progresos asociados al control de esfínter, evolución de enfermedades o tratamientos médicos, etc.