Párvulos aprenden la importancia del aguayo aymara

Todo un símbolo cultural y ancestral es el aguayo o llijlla con el que comúnmente cargan a sus hijos, o llevan alimentos de sus cosechas, las mujeres de la etnia aymara en las zonas andinas de Perú, Bolivia y Chile.

Los niños y niñas del jardín infantil y sala cuna “Pachamama” de Putre lo saben muy bien y así quedó demostrado en el seminario web “Conectémonos con la Educación Parvularia”, en donde fueron protagonistas exhibiendo sus conocimientos sobre este tejido ancestral junto al equipo educativo que lidera la educadora Carmen Tapia Caiconte.

Desde el año pasado y cada quince días, este seminario se desarrolla vía online por la Subsecretaría de Educación Parvularia y en su última edición estuvo dedicado a la interculturalidad y a los pueblos originarios.

“Institucionalmente y como región tenemos un gran desafío que es poder generar espacios educativos respetuosos de la diversidad y en donde podamos incorporar especialmente la cosmovisión de nuestro pueblo originario aymara”, dijo por su parte, la asesora Romina Ramos antes de la presentación grabada de una experiencia intercultural encabezada por la elci Janeht Cañari.

“Una de las experiencias educativas más significativas para nuestros niños y familias es el uso del aguayo, que en el mundo aymara representa nuestra identidad y también es el símbolo del esfuerzo y del trabajo, generación tras generación”, expresó Janeht Cañari Ramírez educadora de lengua y cultura indígena (elci) del jardín infantil “Pachamama”.

Ante una audiencia conectada desde norte, centro y sur de Chile, Janeht y Carmen se encargaron de exponer cómo es el trabajo pedagógico que refuerza las costumbres y la cultura aymara en los párvulos que asisten al jardín, presentación que contó con Angela Gallardo Rojas, jefa del Departamento de Educación de Integra y de Romina Ramos Segovia, asesora técnica de jardines infantiles de la institución.

“Todo esto es parte de un trabajo valioso e importante para el desarrollo y fortalecimiento de la interculturalidad, el que también se realiza en otros siete jardines infantiles de Integra en Arica, mediante un convenio entre Fundación Integra y Conadi que existe desde el 2014. Gracias a este trabajo conjunto se incorpora al equipo educativo de cada jardín infantil, una educadora intercultural o elci hablante de aymara”, contó Angela Gallardo.

“Institucionalmente y como región tenemos un gran desafío que es poder generar espacios educativos respetuosos de la diversidad y en donde podamos incorporar especialmente la cosmovisión de nuestro pueblo originario aymara”, dijo por su parte, la asesora Romina Ramos antes de la presentación grabada de una experiencia intercultural encabezada por la elci Janeht Cañari.

En el video de esta experiencia educativa desarrollada a través de un juego, se puede ver tanto a niños como niñas que identifican un aguayo, lo distinguen por su nombre y lo visten cargando con él un bebé como lo hacían sus ancestros.

Integra pertenece a la Red de Fundaciones de la Presidencia de la República. Con 30 años de experiencia, es la red más grande de salas cuna y jardines infantiles del país con más de 1.200 establecimientos gratuitos, a los que asisten más de 90 mil niños y niñas en todo Chile.

Educación parvularia a distancia en las islas de Chiloé

A Mechuque, Añihué y Voigue, ahora se suman los niños y niñas de Isla Tac, quienes recibirán material educativo para trabajar en familia durante la pandemia.

Hasta las islas Butachauques en el archipiélago de Chiloé llegó un equipo de Fundación Integra en la región de Los Lagos, en el marco del programa educativo itinerante de modalidad no convencional, Jardín Entre Islas.

Los niños y niñas de las islas Mechuque, Añihué y Voigue recibieron material pedagógico del Plan Educativo a Distancia, a los que se sumaron las familias de la Isla Tac, quienes matricularon a sus hijos en esta modalidad.

La directora regional de Integra, Marcela Gallardo, quien lideró el equipo que visitó las islas, detalló que “sumamos a nueve familias cuyos hijos e hijas no habían podido acceder a la educación parvularia y que ahora recibirán de manera mensual el material educativo y las canastas de alimentación que entrega Junaeb, a través del Plan Educativo a Distancia”, destacó.

30 años transformando vidas y construyendo la historia de la educación parvularia

Este miércoles 2 de junio a las 11:30 horas, conéctate al lanzamiento del libro “Fundación Integra, 30 años transformando vidas y construyendo la historia de la Educación Parvularia”. La presentación del texto se realizará en el marco de las XIII Jornadas de la historia de la educación en Chile y América.

El libro cuenta la historia de cómo Fundación Integra evolucionó desde los comedores de Funaco a una institución robusta, referente nacional en educación parvularia de calidad en Chile. Para ello, recoge los testimonios de los ocho directores y directoras ejecutivas que han encabezado la institución desde 1990 hasta la actualidad.

Please wait while flipbook is loading. For more related info, FAQs and issues please refer to DearFlip WordPress Flipbook Plugin Help documentation.

500 jardines de Fundación Integra cuentan con Reconocimiento Oficial

Un verdadero hito para la educación parvularia es que Fundación Integra cuente con 500 establecimientos con Reconocimiento Oficial, acreditación estatal que certifica que sus establecimientos cumplen con estrictos estándares en el ámbito pedagógico, jurídico y de infraestructura, lo que garantiza una educación de calidad.

El desafío de acreditar todos los establecimientos que brindan educación parvularia deriva de la Reforma a la Educación, que define la calidad educativa como uno de sus pilares fundamentales, por lo que Fundación Integra implementó un Plan de Acreditación y Reconocimiento Institucional para lograr que sus jardines infantiles y salas cuna cumplan con los requisitos de calidad que establece la ley y garantizar así la calidad de la educación que se brinda en sus centros educativos.

El Reconocimiento Oficial es la certificación que entrega el Ministerio de Educación en la que establece que un jardín infantil y/o sala cuna cumple con todos los requisitos técnico pedagógicos, jurídicos y de infraestructura que exige la normativa vigente, garantizando así una educación parvularia de calidad.

Para que un jardín infantil o sala cuna reciba Reconocimiento Oficial, debe contar con una serie de requisitos exigidos por Ley, entre ellos, cumplir con el coeficiente de personal docente y técnico de educación, con sus estudios completos y acreditados, y no estar inhabilitado para trabajar con niños menores de edad; cada establecimiento debe tener un Proyecto Educativo Institucional que guía el proceso de aprendizaje y un Reglamento Interno de Convivencia además de material didáctico suficiente y de calidad para cada niño y niña, junto al respectivo equipamiento tecnológico para los docentes y administrativos.

Para José Manuel Ready, Director Ejecutivo de Integra, lograr la acreditación de los primeros 500 establecimientos es un logro muy importante. “Desde el 2018 uno de los focos de nuestra gestión ha sido el Reconocimiento Oficial de nuestros jardines infantiles y salas cuna, una tarea enorme que involucra actualizar aspectos jurídicos y administrativos, inversiones millonarias en infraestructura y capacitación de nuestros equipos educativos, entre otros aspectos. Estamos muy contentos, porque que un jardín infantil cuente con el Reconocimiento Oficial es garantizarle a las familias que los niños y niñas reciben una educación parvularia de calidad, un derecho de los niños y la manera más relevante de lograr la igualdad de oportunidades desde la infancia”, afirma.

El Plan de Reconocimiento de la institución estatal ha significado la inversión de más de $45.200 millones, solo por mejoramiento y actualización en infraestructura, una suma millonaria que ha permitido que los jardines infantiles acreditados tengan inversiones en patios de juegos y salas de actividades, accesos universales para personas con discapacidad, aumento de la seguridad en las instalaciones, entre otros avances.

¿Qué es el Reconocimiento Oficial?

El Reconocimiento Oficial es la certificación que entrega el Ministerio de Educación en la que establece que un jardín infantil y/o sala cuna cumple con todos los requisitos técnico pedagógicos, jurídicos y de infraestructura que exige la normativa vigente, garantizando así una educación parvularia de calidad.

El Plan de Reconocimiento de Integra comprende avanzar hasta los 600 establecimientos reconocidos del Ministerio de Educación durante este 2021, finalizando el año 2022 con 776 los jardines infantiles y salas cuna con el Reconocimiento Oficial.

Integra pertenece a la Red de Fundaciones de la Presidencia de la República. Con 30 años de experiencia, es la red más grande de salas cuna y jardines infantiles del país con más de 1.200 establecimientos gratuitos, a los que asisten más de 90 mil niños y niñas en todo Chile.

Jardines infantiles de Coquimbo desarrollan plan educativo a distancia

Este año, las salas cuna y jardines infantiles de Fundación Integra ubicadas en comunas que se encuentren desde la fase 2 en adelante en el plan Paso a Paso permanecen abiertas y con actividades presenciales para los niños y niñas, contemplando todos los protocolos sanitarios que corresponde. Asimismo, los equipos educativos también llevan a cabo un plan educativo a distancia, destinado a los niños y niñas cuyas familias optaron por mantenerse en casa y no asistir presencialmente, y que se activa también para todos los demás párvulos cuando la comuna deba eventualmente retroceder a cuarentena o fase 1.

Javiera Adaro, Directora Regional de Fundación Integra, explicó que la determinación de las familias es fundamental, pues ellas eligen mediante una encuesta si sus hijos asistirán presencialmente o no, e incluso, pueden reconsiderar la decisión luego de un tiempo. “Estamos adaptándonos a las circunstancias, para que los niños y niñas aseguren su continuidad educativa en todos los casos. Por eso, hago un llamado a las familias para que matriculen a sus hijos en Fundación Integra y sepan que si deciden llevarlos al jardín tendrán todas las medidas sanitarias, y si deciden mantenerlos en su casa, recibirán material educativo para que trabajen en el hogar, y además la canasta de alimentación”, manifestó.

Junto a la canasta de alimentación para los niños y niñas que entrega Junaeb, las familias reciben una serie de recursos educativos para potenciar los aprendizajes y desarrollo integral en el hogar. Uno de los principales propósitos de estos materiales es enriquecer el proceso de enseñanza y aprendizaje de todos los niños y niñas, sin distinción alguna, con especial énfasis en favorecer la expresión y contención emocional en este contexto de crisis sanitaria.

Los equipos educativos también llevan a cabo un plan educativo a distancia, destinado a los niños y niñas cuyas familias optaron por mantenerse en casa y no asistir presencialmente, y que se activa también para todos los demás párvulos cuando la comuna deba eventualmente retroceder a cuarentena o fase 1.

La apoderada Angélica León, mamá de Lucas Molina del jardín infantil Mirada Infantil, de Coquimbo, señala que “las actividades me parecen muy recreativas, le ayudan bastante para un problema que tiene mi hijo que es un trastorno del lenguaje, así es que nada que decir con las actividades que les han enviado. Mi hijo ha mejorado mucho, el material es muy didáctico, a ellos les ayuda para poder expresar todo tipo de movimiento, para poder hacer las tareas, todo. Nada que decir del material, es de mucha ayuda para este año para él”, asegura.

Por su parte, Ana María Galdámez, educadora de párvulos del jardín infantil Manitos de Colores, de Coquimbo, explica que “iniciamos con la sensibilización de las familias, para que ellas supieran lo importante que es el trabajo en casa y que el jardín cumple un rol educativo, más allá de que los niños no vengan de manera presencial, por lo que de momento estamos con entrevistas y cuestionarios para conocer el interés de las familias para centrarnos en esos intereses y que este año las actividades con ellas tengan más alcance para los niños y niñas”.

A nivel nacional Fundación Integra experimentó un importante aumento presupuestario destinado a material fungible y didáctico durante los años 2020 y 2021, que superó los $10 mil millones en todo el país. Así, además de materiales como blocks de dibujo, brochas, papel entretenido, cartulinas, lápices, palitos de helados, entre otros, los apoderados están recibiendo también textos de apoyo como “Creciendo Juntos”, dirigido a familias de lactantes de sala cuna; “La ronda de todos y todas” y “Como me lo contaron te lo cuento, y no lo invento”, para todos los niños; “Actividades educativas para realizar en familia” para lactantes de sala cuna, y para párvulos de hasta 4 años, entre otros libros y cuentos.

Además, se considera la próxima distribución de material dirigido a niños y niñas con necesidades educativas especiales y cartillas orientadoras con temas como control de esfínter, contención emocional, el juego y la importancia de la rutina diaria.

TEA: Te admiro, te apoyo, te ayudo

Siempre se dice que las personas son un mundo, en especial cuando se habla de los niños y niñas con diferentes capacidades, imaginación y particularidades. Los procesos de desarrollo y socialización que cada persona vive son diversos, en especial cuando se habla de aquellos que presentan algún trastorno de espectro autista.

El 2 de abril pasado se conmemoró el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, que fue declarado por la Organización de la Naciones Unidas (ONU) para mostrar la diversidad que existe en esta condición neurológica. Este trastorno afecta a la persona a lo largo de toda su vida, al modo de comunicarse y relacionarse con otras personas y con el entorno, aunque es conveniente aclarar que hay tantos tipos TEA como personas que los tienen. En el nivel de autonomía de las personas depende, en parte, en la estimulación y terapias que revisan en sus primeros años de vida.

Es el caso de Julieta (3 años 8 meses), que asiste al jardín infantil Millaneco, ubicado en la localidad del mismo nombre, en la comuna de Lebu, “La ciudad del viento”. A su corta edad, Julieta ya tiene un carácter que la define como risueña, llena de energía y amor para entregar a su familia y amigos.

Cabe destacar, que la vinculación, comunicación y labor conjunta que se establece entre las familias y el equipo educativo es fundamental en el desarrollo de las habilidades de los niños y niñas, de esta manera la inclusión es real y respeta la diversidad.

“Alrededor de los 6 meses, observamos que reaccionaba diferente a una niña de su edad, no hacía gestos frente a los estímulos. Asistimos a una pediatra, quien nos derivó a un neurólogo, el que al año y medio de visitarlo nos informó que Julieta es TEA”, relata Luz Eliana (abuela), al recordar cómo se enteraron de la condición de Julieta.

“Al principio, tuve una reacción de tristeza, lloramos y nos preguntamos muchas cosas, pero luego reaccioné y me aferré mucho a Dios, para entender y aceptar esta condición de mi nieta”, reconoce, Luz Eliana, quien está segura que la paz que tiene y transmite es gracias a su enorme fe.

La familia Millaneco

Una de sus principales preocupaciones y angustias de la familia de Julieta era buscar un establecimiento educacional que la quisiera recibir. Entonces, Luz Eliana recordó que años atrás fue apoderada del jardín infantil Millaneco, con su hijo, que actualmente tiene 18 años, y en base a esta primera experiencia decidió postular a su nieta al mismo jardín.

En el establecimiento las recibieron con los brazos abiertos, brindándoles la contención y el apoyo que ambas necesitaban. “De las experiencias más hermosas que puedo contar en el cariño y apoyo del jardín. A veces, teníamos que ir a terapia con mi nietita a Arauco para que viera al neurólogo, kinesiólogo y los otros especialistas. Y las tías siempre me preguntaban si necesitaba algo, le guardaban la comida y se la calentaban después cuando ella llegaba, eso me permitía descansar un momento. Julieta ha tenido tanto estímulo y amor que ha evolucionado de forma impresionante, gracias a su familia, las tías, hasta un amiguito Mirko, de su misma edad, quien la protege mucho y la cuida. Todos han colaborado en su desarrollo”, reconoce emocionada.

Luz Eliana está agradecida, por eso decidió compartir el gran respaldo que ha significado su fe, la comunidad educativa del jardín infantil Millaneco y Fundación Integra para que Julieta crezca y se desarrolle feliz. “Ha sido increíble estar en la Fundación y todo el proceso que he vivido con mi nieta. Somos una familia cristiana, por eso creo que el Señor nos ha puesto en el camino a las personas más lindas y profesionales, las más indicadas y buenas para cuidarla. Son sus primeros añitos, sus primeros aprendizajes y su confianza la ha desarrollado en el jardín”, afirma.

En este viaje de aprendizaje e inclusión, Luz Eliana destaca la labor del equipo educativo: “Fue hermoso, porque Julieta entraba al jardín como si estuviera en su casa. Las tías la acogieron desde el primer momento. A veces, me quedaba mirando por la ventana y veía cómo se integraba o se iba a un rincón, pero las tías siempre le ponían juguetes pertinentes y en base a sus intereses. Lo bueno es que con todos los niños y niñas es lo mismo, trabajan con todos de la misma manera. La tía Karla, la tía Elizabeth y todo el equipo están siempre preocupados. Me faltan palabras para agradecer cómo abrieron su corazón, más allá de lo laboral. Solamente puedo decir: Gracias”.

Cabe destacar, que la vinculación, comunicación y labor conjunta que se establece entre las familias y el equipo educativo es fundamental en el desarrollo de las habilidades de los niños y niñas, de esta manera la inclusión es real y respeta la diversidad.

Dando los primeros pasos hacia la lectura

Leer cuentos a los niños y niñas no solo permite abrir la imaginación y reforzar el vocabulario, sino también aumentar el desarrollo cognitivo en ellos/as, beneficios más que suficientes para potenciar este hábito en la primera infancia.

Para Fundación Integra es fundamental que los adultos/as lean a los niños y niñas para promover un acercamiento a los libros y un cariño por la lectura, considerando que además es una experiencia intransmisible y un capital para su futuro.

En el contexto del Mes del Libro, Integra ha considerado realizar la presentación de cuentos en formato de video, a través del teatro de papel “Kamishibai”, en sus redes sociales y que inició el ciclo con la historia “Sueño Azul” del escritor Elicura Chihuailaf.

Según Alicia Berríos, Coordinadora de la Unidad de Desarrollo de Políticas y Proyectos de la Dirección de Educación de la entidad, “la lectura es un proceso donde se genera una poderosa relación entre el texto y el lector. Es una habilidad que se potencia en los niños/as y que los acompañará durante toda la vida”, dice.

Y explica, “la lectura compartida entre niños/as y adultos (familias o equipos educativos) ha sido identificada como la estrategia más efectiva para promover el desarrollo del lenguaje oral y escrito”.

Como una forma de promover el interés por la lectura, entregamos algunas claves para incentivar el hábito lector en niños y niñas:

✅ Cree un espacio con libros que esté al alcance de los niños y niñas.

✅ Busque un momento tranquilo y sin interrupciones para la lectura.

✅ Lea el texto elegido antes de presentarlo a los niños/as, de este modo ya conocerá el contenido.

✅ Si hay ilustraciones, obsérvelas con detención para identificar sus características, lo que quieren transmitir y cómo se relacionan con el contenido.

✅ Identifique las características de los personajes.

✅ Muestre a los niños y niñas el libro o texto y lea con naturalidad, sin exageraciones.

✅ Si son niños/as muy pequeños, guíelos para que observen las ilustraciones e invítelos/as a tocar el libro para percibir su textura.

✅ Una vez que termine la lectura, realice preguntas que inviten a los niños y niñas a reflexionar sobre el texto.

✅ Finalmente, invite a los niños y niñas a leer todos los días y dé el ejemplo. Ellos/as aprenden de los adultos/as.

 

“El año de las voces mapuches”

En 2021 la temática promovida por el Plan Nacional de la Lectura corresponde a “El año de las voces mapuches”, en que se destacarán sus diversas expresiones orales y escritas.
Siguiendo esta línea, los Planes Regionales de Lectura y las instituciones coordinadoras, realizarán diversas actividades con autores, charlas, seminarios, recitales poéticos, entre otras, enfocadas a resaltar la literatura de escritores mapuches y dirigidas a público infantil y adulto/a, considerando el contexto sanitario.
Es importante mencionar que el año 2020, el Premio Nacional de Literatura por primera vez se otorgó a un autor mapuche, Elicura Chihuailaf.

Educación parvularia en tiempos de pandemia

Durante todo el periodo de la pandemia por Covid-19, la entrega de material didáctico y fungible a los niños y niñas que forman parte de Fundación Integra ha sido fundamental en su proceso de aprendizaje. Esto se ha podido realizar gracias al Plan de Educación a Distancia y al fortalecimiento de recursos que ha realizado la entidad, especialmente durante los últimos dos años, lo que ha permitido desarrollar una serie de nuevos contenidos educativos.

De acuerdo con José Manuel Ready, Director Ejecutivo de Fundación Integra, el incremento presupuestario en material didáctico y fungible ha influido directamente en la posibilidad de ofrecer más y mejores oportunidades de aprendizaje para los niños y niñas que asisten a salas cuna y jardines infantiles de la institución.

“En 2018 el presupuesto asignado a este ítem fue de $$1.897.000.000, mientras que entre 2020 y 2021 el presupuesto superó los 10 mil millones de pesos. Esto se traduce en un incremento en la cantidad y la calidad del material didáctico y material fungible dirigido a cada uno de los jardines infantiles y salas cuna y, que dada la contingencia sanitaria, se está entregando a los apoderados junto con la canastas de alimentos que distribuye Junaeb”, dice.

Para cumplir con esta tarea, los equipos educativos de cada establecimiento seleccionan los materiales indicados conforme a la planificación que han hecho, para que cada niño y niña pueda cumplir con las actividades indicadas. “Hoy, dado el escenario actual, es un importante beneficio para los miles de niños y niñas que no pueden asistir a las más de 800 salas cuna y jardines infantiles que se encuentran cerradas por cuarentena en el país y también para los niños cuyos padres han optado por mantener el Plan de Educación a Distancia”.

Según Marcela Fontecilla, Directora Nacional de Educación de Fundación Integra, uno de los propósitos de este material es enriquecer y potenciar el proceso de enseñanza y aprendizaje de todos los niños y niñas, sin distinción alguna. Y durante el contexto de crisis sanitaria, ha sido necesario poner énfasis en seleccionar materiales didácticos que favorezcan la expresión y contención emocional de niños/as. “Esto, como una forma de potenciar espacios de interacción y vinculación afectiva tanto en las aulas como en el hogar, con el propósito de minimizar los efectos de la crisis sanitaria y su incidencia en el desarrollo emocional de ellos/as”, detalla.

La profesional pone énfasis en la evaluación del material didáctico realizada cada año por los equipos pedagógicos. “Los equipos destacan no solo la calidad de los productos, sino que también hacen referencia a las distintas posibilidades que ofrecen estos materiales, que permiten a los niños/as aprender y potenciar la imaginación, creatividad y razonamiento, entre otras habilidades”, menciona.

Pensamiento matemático

Dentro de la planificación educativa que efectúan los profesionales de Fundación Integra cada año, desde 2020 se ha puesto especial énfasis en fortalecer en niños y niñas las habilidades lógico-matemáticas, porque su desarrollo desde los primeros años de vida les permite ampliar su mundo, comprenderlo e interpretarlo en forma gradual, resolver problemas de la vida cotidiana, ejercitar estrategias para enfrentar desafíos y establecer relaciones lógicas, entre otros, constituyéndose en uno de los núcleos de aprendizaje fundamentales.

De acuerdo con el Director Ejecutivo de la entidad, en el marco de estos desafíos se implementó el proyecto “Desarrollo del pensamiento matemático para niños y niñas de Integra”, dada la relevancia de la utilización de material concreto para favorecer el pensamiento matemático en los párvulos, cuyo presupuesto asignado fue de $725 millones.

“En las líneas de acción del proyecto se consideró la adquisición de material didáctico seleccionado especialmente para favorecer los distintos objetivos de aprendizaje y sus contenidos matemáticos. Gracias a este proyecto, durante dos años consecutivos se implementó en cada una de las más de 4 mil aulas, un set con diversos materiales didácticos, con sus respectivas orientaciones de uso. Esto con la finalidad de aportar en las buenas prácticas pedagógicas”, afirma Ready.

Y agrega: “Hoy el proyecto se sigue fortaleciendo, a través de los distintos materiales que forman parte del Plan de Educación a Distancia y que se están haciendo llegar a los hogares de los niños y niñas”.

Cuando la inclusión es real, se transforma en pura inspiración

El teléfono resuena, es Michelle quien atiende. De fondo se escuchan las risas y juego de su hijo, además de un constante grito repitiendo la palabra “papá”. Su madre explica que lo llama pensando que es él al otro lado del auricular.

Gael, es el bebé que se oye al fondo. Escucha su nombre y se gira, mientras juega feliz con la granja y recorre la casa completa cantando la vaca lola.

“Es un niño muy de suelo, le encanta sacarse los calcetines y los tira lejos; está en el proceso de lanzar todo, el vaivén” comenta su mamá. “Le encanta la música, los sonidos, golpear tambores, eso es su fascinación”, cuenta Michelle.

Michelle Guzmán (33), es Fonoaudióloga de profesión y trabaja en el Cesfam de Cabrero; Rodrigo Pérez (27), es el padre, quien se dedica a la mecánica industrial, aunque su pasión es la automotriz, ellos y su bebé, componen la familia Pérez Guzmán, parte del Jardín Infantil “Javiera Carrera”, ubicado en la comuna de Cabrero, jardín a donde asiste Gael.

WhatsApp Image 2021-03-26 at 11.08.52 AM

Dar a luz

La noticia llegó de repente, no estaban preparados ni supieron hasta el día del parto. Todo parecía normal, los controles, las ecografías, hasta que llegó el momento: Gael tenía Síndrome de Down.

“Nos enteramos en el parto. Los doctores se complican un poco para decirte, pero la verdad tener más conocimientos sobre la patología, nos jugó a favor porque no fue algo tan traumático. Aparecen obviamente los miedos iniciales sobre autonomía, pero la pega que hagamos ahora es lo que será como sea su vida futura”.

Con un actitud positiva y fuerte como caracteriza a Michelle, la llegada del pequeño Gael no fue un tema, más que de emoción y alegría. Simplemente los padres se pusieron manos a la obra para estimular y dar la mejor estimulación posible a su hijo, quien se ha transformado en pura fuente de inspiración para la pareja y quienes le rodean.

“No ha sido tan complejo trabajar con él. Lo tenemos bien estimulado, en sí lo único en donde ha tenido un leve desfase, es la parte psicomotora un retraso de 2 meses aproximadamente, por ejemplo, se debía sentar a los 8 meses y lo hizo a los 10, cosas así. No ha sido tan complejo en ese sentido; y en el lenguaje ya dice hartas palabras como papá, mamá, la vaca.

También cuenta que, “al comienzo iba a ser niña, se iba a llamar Alma Elena, y luego salió que sería niño y Gael siempre me llamó la atención. Un día busqué su significado y me encantó porque tiene que ver con un hombre generoso, alguien que viene a dar luz, a iluminar caminos”, así Michelle dio realmente “a luz”.

Inclusión en la primera infancia

Por la profesión de Michelle, su conocimiento sobre el sistema educativo y la experiencia de algunos miembros de la familia de Rodrigo, Integra siempre fue la opción que tuvieron en su mente. “Yo conocía bastante de cerca el trabajo de la Fundación; estaba embarazada recién y ya hablé con la tía Lucy del jardín, entonces para mí nunca hubo más opción que Integra. Para todos ha sido una gran experiencia”, relata la madre.

Cuando tenía apenas 3 meses, Gael ya comenzó a formar parte de la familia Integra, en donde tuvo gran acogida y se ganó el corazón de todo el equipo educativo y sus compañeros.

Todas las tías del jardín y equipo educativo siempre ha sido muy preocupado. Cuando tenemos control de kinesiólogo siempre preguntan sobre la sesión, para mantener los ejercicios al día. Yo al final grababa las sesiones y las tías replicaban todo. El desarrollo de Gael ha sido en gran parte gracias a la preocupación de las tías de Integra que continúan allá el trabajo que hacemos en casa.

Además, la madre destaca el apoyo en la lactancia al haber ingresado a Gael tan pequeño al jardín. “Que acojan como acogieron a Gael es super importante, cuando entró al JI Javiera Carrera todavía tomaba pecho y el jardín con las puertas abiertas para que yo pudiera ir amamantarlo. El acompañamiento en todo este año difícil, siempre ha sido estar preocupados todos constantemente de si necesitamos o nos falta algo”.

Un dato curioso de este año con un contexto educativo distinto es que Gael ha continuado teniendo a Integra en casa, no sólo vía virtual, sino también con la presencia de una tía del jardín, quien es su cuidadora oficial.

“En pandemia, lo cuida la tía Solange, quien hizo un reemplazo en el jardín hace un tiempo atrás. Estamos super contentos, porque lo estimula mucho y le mantiene la rutina del jardín, así que no le ha costado nada adaptarse. Buscamos a alguien que sabíamos que lo conocía y nos da seguridad que tiene la experiencia. Además fue la tía que lo recibió cuando él entró al jardín, así que mejor, imposible”.

Acción regional de Fundación Integra

En Integra hace años que ha tomado fuerza el eliminar barreras para fomentar la diversidad considerándola como un elemento propio e inherente al ser humano y como fuente valiosa de los aprendizajes. Ésto, se ha llevado a cabo gracias a la presencia y colaboración de profesionales de inclusión en los jardines infantiles, cumpliendo múltiples roles en cada comunidad educativa, tales como: Orientar a los equipos educativos desde la asesoría en la implementación de estrategias considerando las características de los niños y las niñas y permitiendo así un proceso de enseñanza-aprendizaje de calidad.

Actualmente, la región atiende a 10 niños y niñas con Síndrome de Down, cuya necesidad educativa permanente corresponde a algún tipo de rezago intelectual, o retraso en los tiempos de de desarrollo esperados. Para hacernos cargo de ello y la inclusión efectiva de estos pequeños, nos basamos en nuestra Política de Calidad Educativa, donde Integra garantiza el derecho de niños y niñas a recibir una educación parvularia de calidad, en ambientes de convivencia bientratantes, a través de equipos multidisciplinarios.

En cuanto al tema, la profesional de inclusión educativa, Camila Hernández, expresó que “si bien hay avances en los últimos años, expresados a nivel legislativo por la promulgación de diferentes leyes de inclusión nacional, en la actualidad los niños y niñas que viven con Síndrome de Down y sus familias deben enfrentar numerosas barreras que como los prejuicios, mitos y actitudes que hacen que algunos procesos de la vida cotidiana se obstaculicen”.

Además, agregó que, “es importante sensibilizar, educar y abordar diferentes áreas del enfoque inclusivo con las familias, además de gestionar redes pertinentes a sus focos de trabajo, facilitar la vinculación de los jardines y la comunidad, promover el respeto, la aceptación y la valoración entre las diversas familias e individuos de nuestras comunidades. Es un hecho que todos los niños (as) y jóvenes tienen derecho a ser parte de la vida educativa, comunitaria y social, la cual debe centrarse en construir un sistema que esté dispuesto y enriquecido para hacer frente a los requerimientos de todas y todos, y es lo que actualmente hacemos en Integra”.

Gael como fuente de inspiración

El hermano menor de su mejor amiga tiene 30 años y tiene Síndrome de Down y resultó ser una de las razones que motivaron a Michelle a estudiar fonoaudiología. Siempre me gustó interactuar con personas con alguna patología y creo que tengo facilidad. Con el Nacho me llevaba super bien siempre, somos amigas hace como 20 años, entonces conozco al Nacho desde que tiene 10, 12 años. Y como son las vueltas de la vida, hoy tengo un hijo que necesita de esa habilidad que me llevó a dedicarme a lo que me dedico, y a quien puedo darle lo mejor de mí para que sea un niño y hombre feliz y autónomo.

Por otro lado, mi pareja, Rodrigo, tiene un extenso historial de abandono en su familia, de sentirse así, y él cree que Gael llegó a su vida porque sabe que siempre va a estar para él. Para nosotros nunca fue tema, fue una bendición.
Michelle es activista en cuanto se refiere a Síndrome de Down, ha ido creando poco a poco comunidad, inspirando y asesorando a otras mamás que conoce por su trabajo, a quienes empodera y les comparte experiencias.

“A mí la presencia de Gael hace que busque que más mamás quieran enviar al jardín a sus pequeños con la patología, me gusta motivar, instruir, y decirles que les ayuda mucho a socializar, a sentirse parte, mejorar su desarrollo, y por qué no, a tener más tiempo también para ellas”.

A Rodrigo por su parte, le gusta el área de mecánica automotriz y la idea de él es más adelante hacer un taller para que Gael pueda trabajar y darle trabajo a más gente con esta y otras condiciones. Ese es el objetivo a largo plazo. Ha llegado a inspirar nuestras vidas”.

Lanzamiento de libro “Yo nunca dejé de quererme, siempre mujer”

Este miércoles 31 de marzo, Fundación Integra lanzará el libro “Yo nunca dejé de quererme, siempre mujer”, que recoge 71 testimonios de trabajadoras de salas cuna, jardines infantiles y oficinas de todo el país, quienes, a través de sus historias de vida, cuentan cómo han superado barreras sociales, inequidades de género, desigualdades, violencia, pobreza y estereotipos.

Los relatos evidencian la relevancia que ha tenido la institución en sus vidas, además del apoyo que demuestran los equipos cuando una de sus integrantes necesita contención.

Descargar pdf libro libro “Yo nunca dejé de quererme, siempre mujer”

Please wait while flipbook is loading. For more related info, FAQs and issues please refer to DearFlip WordPress Flipbook Plugin Help documentation.

Estas historias son un reconocimiento a las mujeres de Fundación Integra como modelos de rol, referentes y líderes naturales, capaces de reconocerse y de inspirar a otras personas, a través de sus relatos de esfuerzo, superación y resiliencia.“En las páginas de este libro se encuentran historias que se han tejido a lo largo de este tiempo. En Fundación Integra llevamos más de 30 años transformando vidas, lo que se refleja en las palabras de las trabajadoras”, dice José Manuel Ready, director ejecutivo de la entidad.

Y agrega: “Quisiera agradecer a las 71 mujeres que comparten en esta obra sus relatos por su confianza y valentía. En el libro no solo vemos lo potentes que son y cómo encarnan nuestros valores institucionales, sino que también demuestran la relevancia que ha tenido Integra en sus vidas y el apoyo fundamental de sus compañeras, para hacer frente a las adversidades de la vida, siempre con una luz de esperanza”.

La recopilación de las historias estuvo a cargo del Departamento de Gestión Social y Beneficios de la Dirección de Personas con el apoyo de la Dirección de Asuntos Institucionales y Comunicaciones de Fundación Integra. El financiamiento para su realización corresponde a un concurso realizado por la Caja de Compensación Los Andes.

Fundación Integra es uno de los principales prestadores de educación parvularia en el país. Forma parte de la Red de Fundaciones de la Presidencia y lleva 30 años entregando educación gratuita de calidad a través de una amplia red de salas cuna, jardines infantiles y modalidades no convencionales presente en las 16 regiones del país. Más de 25 mil trabajadoras y trabajadoras se desempeñan en la institución y el 97% de la dotación es conformada por mujeres.