Fundación Integra recuerda a familias consultar en jardines por cupos para año parvulario 2024

Fundación Integra recordó esta jornada a las familias que pueden consultar directamente en las salas cuna y jardines infantiles, que la institución posee a lo largo del país, la disponibilidad de cupos para niñas y niños, en el contexto del año parvulario 2024 en curso.

A través del sitio web https://geobuscador.integra.cl/ ─al que se puede acceder desde teléfonos celulares y computadores─, las y los interesados encontrarán el establecimiento más cercano a su domicilio o lugar de trabajo, además de datos como su proyecto pedagógico y medios de contacto.

El director ejecutivo de Fundación Integra, Carlos González Rivas, indicó que “la asistencia de niñas y niños a la sala cuna y jardín infantil es clave para su desarrollo pleno. En estos espacios amorosos, seguros y bientratantes, es donde exploran el entorno y desarrollan habilidades fundamentales para toda la vida, siempre junto a equipos educativos en bienestar y comprometidos con la niñez. Por ello, invitamos a que las familias se acerquen a los establecimientos educativos de Integra para consultar los cupos disponibles e iniciar el proceso de matrícula”.

¿A QUÉ NIVEL DEBE ASISTIR MI HIJA O HIJO SEGÚN SU EDAD? 

  • Sala Cuna Menor: 0 a 1 año.
  • Sala Cuna Mayor: 1 a 2 años (edad cumplida a marzo 2024, 1 año).
  • Nivel Medio Menor: 2 a 3 años (edad cumplida a marzo 2024, 2 años).
  • Nivel Medio Mayor: 3 a 4 años (edad cumplida a marzo 2024, 3 años).

Para localizar la sala cuna o jardín infantil más cercano, las familias pueden digitar directamente en el navegador del computador o dispositivo móvil la URL https://geobuscador.integra.cl/ o ingresar a www.integra.cl y seleccionar la opción “Busca tu jardín infantil”. Al presionarla, se desplegará el geo buscador, el que permite personalizar la búsqueda por región y comuna.

Quienes requieran mayor información, pueden consultar en el sitio web www.integra.cl, al teléfono 800 540 011 o las redes sociales oficiales de Fundación Integra.

Con 33 años de experiencia y más de 1.200 salas cuna y jardines infantiles gratuitos en todo el país, Fundación Integra trabaja para lograr el desarrollo integral, bienestar y aprendizajes significativos de niños y niñas, poniendo a su disposición espacios educativos diversos, estimulantes y de calidad.

Año parvulario: recomendaciones para que niñas y niños puedan familiarizarse con el jardín infantil

El ingreso a la sala cuna o jardín infantil es uno de los hitos importantes que niñas y niños viven en sus primeros años de vida. El conocer y explorar un espacio distinto al conocido también es un desafío para las familias y los equipos educativos, los cuales deben generar instancias para facilitar este proceso, respetando los intereses, tiempos y características de cada niña y niño.

Carlos González Rivas, director ejecutivo de Fundación Integra, indicó que “el jardín infantil es un espacio de contención, seguro y amoroso que permite reforzar el vínculo de niñas y niños con sus aprendizajes, familia y entorno. Acá, por medio del juego, descubren, experimentan y desarrollan habilidades para la vida, por lo que invitamos a que las familias se acerquen al jardín infantil, lo recorran y expresen sus consultas para un proceso de familiarización exitoso”.

Niñas y niños podrían reaccionar de diversas maneras en el ingreso al jardín infantil, lo que dependerá, por ejemplo, de la fase del desarrollo en que se encuentren y de sus singularidades. Si están en sala cuna, tal vez podrían inquietarse o llorar al alejarse de su madre, padre o persona a cargo de su cuidado. También es posible que estén más irritables o se les dificulte conciliar el sueño.

Asimismo, párvulos de mayor edad podrían llorar, expresar timidez, hacer una “pataleta” o entrar al jardín infantil sin despedirse, explorando los materiales y juguetes del entorno.

Al respecto, Alicia Varela Hidalgo, directora de Promoción y Protección de la Infancia de Fundación Integra y Fonoinfancia, recordó que “algunas niñas y niños podrían vivenciar, al principio, el estar en el jardín infantil como una suerte de abandono, ya que aún les es complejo comprender ciertas nociones de espacio y tiempo. Por ello, las madres, los padres o las cuidadoras deben entregar seguridad y confianza, nunca mentir o hacer promesas que no podrán cumplir. Al despedirse, decir adiós con naturalidad y comunicar quién les va a ir a buscar y la hora en que esto sucederá (‘por la tarde te va a venir a buscar equis persona’)”.

UNA EXPERIENCIA POSITIVA

Si bien el ingreso al contexto educativo es un hito que aporta al desarrollo socio-emocional de niñas y niños, las familias podrían sentir cierto grado de culpa por dejarles en la sala cuna o jardín infantil, además de preocupación por sus emociones, reacciones y cuidados, siendo clave transmitirles mensajes claros que brinden seguridad y confianza.

Además, la comunicación entre el equipo educativo y las familias es clave para favorecer la familiarización: se espera que los primeros promuevan el diálogo y entreguen información clara que aporte a la tranquilidad.

También, es importante considerar los siguientes aspectos:

■  Estar disponibles e interesadas/os en lo que niñas y niños necesitan, sienten y expresan, transmitiéndoles que pueden preguntar sobre aquello que les inquieta.

■  Es necesario responder de forma clara, concreta y sensible las dudas planteadas por niñas y niños, considerando su sentir, edad o su etapa del desarrollo.

■  Es vital atender las distintas manifestaciones de niñas y niños y ofrecer espacios de contención emocional, donde se les ayude a transitar de una emoción desagradable hacia las que les generen bienestar.

■  Al hablar con niñas y niños sobre el jardín infantil se deben atender sus emociones, necesidades, inquietudes y emociones, por sobre las que tengan las y los adultos.

■  Al retirarse del jardín infantil, hay que despedirse con naturalidad y resaltar el hecho que se regresará a buscar a la niña o niño.

■  Si se necesita apoyo en este proceso, las familias pueden comunicarse de manera gratuita con las psicólogas y psicólogos de Fonoinfancia, de Fundación Integra, al teléfono 800200 818 o por el chat disponible en el sitio web www.fonoinfancia.cl.

¡Atención familias! Todo lo que deben saber para iniciar el año parvulario 2024 en Fundación Integra

El ingreso o retorno a la sala cuna o jardín infantil, luego del receso estival, puede provocar diversos sentimientos y emociones en toda la familia, especialmente en niñas y niños.

Durante este período, las y los párvulos viven un proceso de familiarización que varía de acuerdo a factores como la edad, nivel de desarrollo, características personales y el tipo de acompañamiento que les entreguemos.

En este contexto, Fundación Integra pone a disposición de las familias que asistirán a sus salas cuna y jardines infantiles a lo largo de país, un documento que contiene diversas recomendaciones y otros datos clave, como horarios de funcionamiento de los recintos, el seguro escolar, control de esfínter y reglamento de convivencia.

Las familias pueden acceder a este kit informativo haciendo clic aquí.

Kit Familias inicio año parvulario 2024

Postulación a salas cuna y jardines infantiles de Fundación Integra finaliza el 30 de noviembre

Fundación Integra recordó esta jornada a las familias que el proceso de postulación a las salas cuna y jardines infantiles, que la institución posee a lo largo del país, finaliza este jueves 30 de noviembre a las 18:00 horas, por lo cual el llamado es a ingresar desde cualquier teléfono celular, computador o Tablet al sitio web www.integra.cl y seguir todos los pasos que indica la plataforma.

Para iniciar la postulación hay que ingresar al sitio web de Fundación Integra y presionar “Postula aquí”, desplegándose la página de Postulación 2024 donde se debe pinchar “Entrar”. Acá, el sistema solicitará un correo electrónico y contraseña. Si es la primera vez que se realiza este proceso, es necesario registrarse. Quienes ya han postulado antes, pueden utilizar las credenciales de acceso registradas previamente.

Luego de ingresar a la plataforma, las familias deben seguir los pasos que indique el sistema, donde se solicitarán diversos datos entre ellos el RUN de la niña o niño. En el caso de las familias migrantes que aún no cuenten con registro chileno, podrán utilizar el Identificador Provisorio del Estudiante (IPE), que se obtiene en www.ayudamineduc.cl.

Es importante consignar que los resultados se conocerán el próximo el 20 de diciembre, mientras que las familias a quienes se les asignó un cupo, a partir del día 26 de diciembre deberán concurrir a la sala cuna y/o jardín infantil respectivo para realizar la matrícula de forma presencial.

Junto a ello, desde Fundación Integra también indicaron que la plataforma permite que las familias postulen a todos los establecimientos educativos que estimen convenientes, considerando la cercanía al hogar o lugar de trabajo, proyecto educativo o si cuentan con Reconocimiento Oficial del Estado, entre otros factores.

Quienes requieran mayor información sobre el proceso de postulación, pueden consultar en el sitio web www.integra.cl, al servicio de atención telefónica 800 540 011 o las redes sociales oficiales de Fundación Integra.

¿A QUÉ NIVEL DEBE ASISTIR MI HIJA O HIJO SEGÚN SU EDAD?

  • Sala Cuna Menor: 0 a 1 año.
  • Sala Cuna Mayor: 1 a 2 años (edad cumplida a marzo 2024, 1 año).
  • Nivel Medio Menor: 2 a 3 años (edad cumplida a marzo 2024, 2 años).
  • Nivel Medio Mayor: 3 a 4 años (edad cumplida a marzo 2024, 3 años).

Con 33 años de experiencia y más de 1.200 salas cuna y jardines infantiles gratuitos en todo el país, Fundación Integra trabaja para lograr el desarrollo integral, bienestar y aprendizajes significativos de niños y niñas, poniendo a su disposición espacios educativos diversos, estimulantes y de calidad.

¿Dudas sobre el proceso de postulación a salas cuna y jardines infantiles? Revisa las preguntas frecuentes y respuestas

Postulación y matrícula 2024

33 años en la historia de la educación parvularia en Chile

En el mes de octubre Fundación Integra celebra 33 años entregando educación parvularia pública, gratuita y de calidad para niñas y niños en más de 1.200 salas cuna, jardines infantiles y modalidades no convencionales en el país.

Nuestra historia ha estado marcada por grandes desafíos, desde que, con la vuelta a la democracia, los antiguos comedores abiertos de Funaco se convirtieran en las salas cuna y jardines infantiles que conocemos hoy, donde, a través de la dedicación permanente de un equipo de más de 27 mil personas, en su mayoría mujeres, promovemos el bienestar integral, la participación y el protagonismo de todas las niñas y niños, como sujetos de derechos y ciudadanos activos de la sociedad.

Hemos transitado estos 33 años, de la mano de miles de familias que han depositado su confianza en la institución y hoy estamos llamados a fortalecer ese vínculo con quienes consideramos los primeros educadores de niñas y niños. Porque la calidad de la educación parvularia, no sólo pasa por las experiencias educativas que se viven en la sala cuna, jardín infantil o modalidad no convencional, sino también por el compromiso de madres, padres, cuidadoras y cuidadores, que ven en este nivel educativo un mundo de oportunidades para la niñez.

Tengo la certeza de que todas y todos quienes trabajamos por la educación inicial compartimos la convicción de que los aprendizajes significativos, el bienestar y la protección integral de las niñas y los niños son fundamentales para el avance pleno del ser humano y el fortalecimiento de sus habilidades para la vida. Por eso, en estos tiempos, se hace urgente resignificar nuestra labor desde una gestión integral, con los aportes de nuestra historia y experiencias, situando a la niñez en el centro de la gestión institucional y de las políticas públicas.

En este aniversario, el llamado es a continuar trabajando para que, en todos los espacios educativos, se promueva la participación de las niñas y niños a través de la escucha activa, la consulta permanente y la disposición de instancias para que se expresen y sean protagonistas de sus aprendizajes.

Carlos González Rivas

Director Ejecutivo (i) de Fundación Integra

Mónica Manhey: “En educación parvularia participar es ser parte esencial del proceso”

Para Mónica Manhey Moreno -educadora de párvulos, doctora en Educación de la Universidad de Granada y magíster en Educación con mención en Educación Parvularia-, uno de los principales desafíos del nivel, es aprender a observar a las infancias y reflexionar en torno a las prácticas pedagógicas, un ejercicio que va de la mano con la empatía y la posibilidad de atender las diversas inquietudes y necesidades de niños y niñas, con el fin de que éstos se conviertan en verdaderos protagonistas de sus aprendizajes.

La participación y el protagonismo de niños y niñas, fueron parte de la ponencia y taller que la académica realizó en el marco del seminario Comparte Educación de Fundación Integra, en que participaron cerca de 150 trabajadoras y trabajadores de salas cuna, jardines infantiles y modalidades no convencionales provenientes de todo el país, realizado en Santiago los días 6, 7 y 8 de septiembre, temáticas que quisimos profundizar en esta entrevista.

– ¿Cuáles son las principales características que debe tener un equipo educativo para favorecer el aprendizaje de los niños y las niñas? 

– Tiene que ser sensible ante las necesidades de los niños y niñas, debe empatizar con ellos. Es sumamente importante empatizar con las emociones y respetar lo que desean hacer.

También tiene que ser creativo, y no me refiero a la manualidad, sino a qué ofreciendo soluciones a problemas del día a día, de manera que los niños y niñas se sientan en este caso más protagonistas. También en el caso de las familias preguntarse cómo lo hago para que la familia participe más. Entonces, la creatividad tiene que estar presente para poder innovar.

Durante su presentación en el seminario Comparte Educación, mencionó que hay que observar la infancia, ¿cómo debería ser este proceso?

– A mí me preocupa que a veces los tiempos, que son escasos, se utilicen para hacer más manualidades y regalitos, porque el imaginario social que hay detrás del ser educador de párvulos, es muy fuerte: qué tierna, qué creativa (por la manualidad que hace) y tenemos que eliminar esos estigmas. Por eso, creo que, ante su pregunta, observar a la infancia es realmente necesario, porque aprendemos de los niños y niñas. ¡Pero observarlos bien!

Porque si observas a un bebé que está caminando para un lado y tú lo llevas a otro lado, no ves que él tiene una inquietud, que él quiere saber y explorar. Si está interesantísimo en algo y abruptamente lo llevas a otro camino o a otra necesidad, adultocéntricamente hablando, eso es lamentable.

No se necesita más tiempo, el tiempo está, pero sin embargo tenemos que ver cuál es la prioridad: el niño o la niña o nuestra comodidad. Es más cómodo planificar algo y apriorísticamente, pensar cuál es el objetivo, la experiencia al inicio, desarrollo y cierre, y enfrentarse con los niños con un libreto. Por el contrario, es más incómodo, desafiante y difícil, observar a los niños y modificar lo que uno tiene planificado.

Por lo tanto, más que tiempo, necesito detenerme en lo que estoy haciendo y entender cuál es su relevancia, porque si queremos aumentar el vocabulario o mejorar la expresión u otro objetivo, eso se logra, muchas veces, con esas ideas que traen los niños de la casa, con esa fantasía, y no con temas planteados por los adultos que, a lo mejor, no los atrae.

¿A qué nos referimos con el protagonismo y la participación en la niñez?

– Hay que hacer una diferencia: una cosa es que tú asistas a una actividad o iniciativa, y eso es estar; y otra es participar, que es, por ejemplo, dar ideas, modificar en algo lo que estaba establecido. Pero ser protagónico, eso es el más importante. Uno podría decir, fueron protagonistas las personas que presentaron en Comparte y hablaron de sus experiencias, por ejemplo.

Los niños y niñas asisten a los jardines infantiles y participan. Pero hay diferentes niveles de participación y hay unos a los que llaman participación, pero que no lo es. Por ejemplo, cuando las educadoras dicen: “Ya niños, vamos a elegir: unos van a escuchar un cuento, otros van a cantar una canción y otros van a hacer rimas”. Todas las alternativas tienen que ver con el lenguaje, pero, además, está diseñado desde el adulto y los niños asisten a esas actividades, pero simplemente eligen y no participan verdaderamente, porque, reitero, participar es modificar.

Si uno quisiera desarrollar el lenguaje, podría preguntarle a los niños y niñas qué les gustaría hacer, y esto no quiere decir que nunca más planifico. Por ejemplo, me acuerdo que ayer alguien dijo que su mamá le compró un paraguas y otro dijo que lo trajera; entonces, podríamos conversar sobre cuál es el peligro de tener los paraguas abiertos en la sala o para qué sirven e, incluso, hacer rimas sobre el tema. En conclusión, el objetivo que tenías lo favoreciste.

La idea es, cómo los niños pueden flexibilizar las experiencias, por lo tanto, se ven más comprometidos, porque la mayor participación ofrece mayor compromiso y eso es sumamente importante. Por tanto, el niño va estar enganchado afectiva y cognitivamente.

¿Cómo definirías a los niños y niñas de hoy?

– Siempre han sido curiosos, exploradores, preguntones, pero todo lo que pasa es en la medida que les das posibilidades. Los niños y niñas son sujetos de derecho y ante esta pregunta no hay una respuesta única. No es lo mismo un niño de Arica que uno de Punta Arenas, y en Punta Arenas, no es lo mismo un niño de una familia que de otra. Cada niño es único, tiene una historia de vida, un contexto, una familia, pero todos son sujetos únicos, curiosos, activos, exploradores y sensibles, entre otras características.

El gran desafío es no olvidarnos de que no es la infancia sino las infancias, con “s”. Son los niños y niñas diversos. Por lo tanto, eso nos demanda hacer experiencias diversas y tener objetivos diversos. No más la hoja con el objetivo de planificación del mismo núcleo, el mismo objetivo para todos los niños y niñas, porque no todos los niños aprenden lo mismo, en la misma semana, en la misma hora, el mismo día. Entonces eso es lo importante, ofrecer un currículo diverso.

¿Qué tiene que pasar para que suceda este cambio de paradigma en la educación parvularia?

– Lo importante es la reflexión de las prácticas pedagógicas. Porque lo demás está todo escrito. Estamos en un muy buen momento, con una buena Subsecretaría que impulsa con buenas orientaciones y en una institución que lleva más de 30 años como es Fundación Integra.

Pero cada adulto debe ser garante de los derechos de los niños y niñas y eso no se cumple con orientaciones institucionales, sino con voluntades individuales y de un colectivo comprometido. A veces se observan demandas personales y olvidamos el bien Superior del Niño y la Niña.

Aprovecho de decir que debemos de avanzar en esta sociedad a que sea una educación parvularia menos feminizada, bienvenidos los hombres a esta carrera y al trabajo en los Jardines Infantiles.

¿Cuál es el mensaje que entregarías a las familias? Sobre todo, considerando los aprendizajes que nos dejó la pandemia

– El estar encerrados fue terrible para todo el mundo y la lección es no tener miedo a vincularnos, no tener miedo a estrechar vínculos, acercarnos, comunicarnos. Incluso el mensaje también es que la educación parvularia no sea tan áulica, es decir, que la experiencia de aprendizaje no sea entre cuatro paredes, sino que se convierta en una ciudad educativa, que hagamos las experiencias más al aire libre, con más contacto con la naturaleza.

Digámonos también cosas lindas, porque es importante autocuidarnos y cuidarnos entre todas y todos. Hagamos que las familias no se tensen por tratar de llenar a los niños de contenido, que sepan que aprenden en forma cotidiana, por ejemplo, cuando lo estás vistiendo, y aunque estés apurada, decirle: “te voy a poner un chaleco azul”, y sobre todo “te ves hermoso con esta ropa y son tu linda sonrisa”.

Decirles a las familias que escuchen más a sus hijos y que el error es parte del aprendizaje. No corregirlos, no violentarlos ni exigirles que sean como otros u otras. Ellos ya son una persona con derechos, con deberes también, por supuesto, pero no olvidarse de que esta es una etapa trascendente para toda la vida. Así como crece su cuerpo, sus manos, también crece su autoestima y ojalá que ésta no se vaya achicando producto de las interrelaciones con los adultos y adultas que lo rodean, sino por el contrario y que disfruten de su familia, amigos, del juego y del aprendizaje.

“Comparte Educación”: 11 años incentivando el intercambio de prácticas pedagógicas innovadoras

Para revisar las distintas exposiciones realizadas durante el Comparte Educación 2023, pueden hacer clic aquí

Durante tres días, cerca de 150 trabajadoras y trabajadores de Fundación Integra, llegaron desde todo Chile para participar del Seminario “Comparte Educación”, que por más de una década ha sido un espacio de encuentro y reconocimiento para socializar buenas prácticas pedagógicas e incentivar su transmisión a los equipos educativos a nivel nacional.

En esta edición, la undécima desde su inicio y que este año puso foco en que niñas y niños sean las y los protagonistas de sus aprendizajes, fueron 17 las exposiciones, en las cuales los equipos educativos –de salas cuna, jardines infantiles y modalidades no convencionales de todo el país– mostraron experiencias o estrategias que han implementado, donde niños y niñas desarrollan y ejercen su ciudadanía.

Carlos González Rivas, director ejecutivo (i) de Fundación Integra, destacó que “el Comparte Educación es el mayor espacio de encuentro entre trabajadoras y trabajadores de Integra y es una manera de reconocer la destacada labor que realizan y la entrega con que desempeñan sus labores. Si hoy están acá, es para reconocer su trabajo y también para motivarles a que sigamos, en conjunto, fortaleciendo la educación de acceso universal, gratuita y de calidad. Porque para lograr la educación de calidad que queremos, es fundamental contar con ustedes”.

CONVERSANDO DE EDUCACIÓN

Junto con las exposiciones de los equipos, el “Comparte Educación” contó también con la presencia de expertas que abordaron temáticas relacionadas al eje central del seminario.

Mónica Manhey Moreno, Doctora en Educación de la Universidad de Granada y Magíster en Educación con mención en Educación Parvularia, realizó la ponencia “Protagonismo de niños y niñas en sus aprendizajes”, seguida de un taller práctico donde las y los asistentes intercambiaron experiencias y conocimientos sobre el tema.

María Victoria Peralta Espinosa, presidenta de Fundación Integra y premio nacional de ciencias de la educación 2019, encabezó la ponencia titulada “Repensando y resintiendo la Educación Parvularia en Fundación Integra en tiempos complejos y esperanzadores”, acompañado posteriormente de una instancia de reflexión sobre la importancia de posicionar a niñas y niños como el foco principal en los procesos educativos.

En este sentido, la presidenta, quien además es doctora en Educación, magíster en Ciencias de la Educación y directora del Instituto Internacional de Educación Infantil de la Universidad Central, aseguró que “Chile ha sido uno de los países con niveles altos de educación parvularia, hemos exportado educación parvularia a muchos otros lugares, incluso países desarrollados, y esa característica deseamos potenciarla, especialmente en Fundación Integra. En nuestras manos tenemos lo mejor de nuestro país: los niños, las niñas y sus familias, por eso tenemos que entregar una educación mejor que incluso la que nosotros recibimos”.

Con 32 años de experiencia y más de 1.200 salas cuna y jardines infantiles gratuitos en todo el país, Fundación Integra trabaja para lograr el desarrollo integral, bienestar y aprendizajes significativos de niños y niñas, poniendo a su disposición espacios educativos diversos, estimulantes y de calidad.

Comunicado restablecimiento de atención

Estimadas familias:

Tras la paralización de actividades, convocada por las organizaciones sindicales de Fundación Integra, se ha llegado a un acuerdo entre las autoridades ministeriales y los trabajadores y trabajadoras, lo que permitirá reanudar la atención a niños y niñas en la mayoría de las salas cuna y jardines infantiles a partir del 30 de agosto. Se están realizando todos los esfuerzos para reabrir la totalidad de los establecimientos, considerando el estado de limpieza y la disponibilidad de alimentación.

Durante este periodo, como Fundación, hemos mantenido una disposición constante al diálogo y proporcionado toda la información requerida por la autoridad, para contribuir en la búsqueda de los acuerdos que permitan la mejora de las condiciones laborales de las trabajadoras y trabajadores.

Somos conscientes de la importancia que tiene para ustedes, madres, padres y apoderados, contar con la atención en los establecimientos educativos, para que niños y niñas tengan espacios de cuidado, bienestar y desarrollo. Por ello, lamentamos las complicaciones que esta situación ha generado en la organización familiar y laboral.
Nuestro compromiso es retomar la normalidad en el menor tiempo posible, para seguir brindando educación de calidad a miles de niños y niñas. Agradeceremos su apoyo para que este retorno, sea en un marco de diálogo y reencuentro con nuestros equipos educativos, donde los niños y las niñas sean los protagonistas.

 

Fundación Integra

La educación de la primera infancia

En el borrador de la propuesta de Constitución sobre el Derecho a la Educación, se refiere a la educación parvularia en una forma poco clara y pertinente, atendiendo su reconocimiento mundial y la historia de este nivel en Chile. Expresa en el capítulo II, art. 16.22, que es “deber del Estado promover la educación parvularia, por lo que financiará y coordinará un sistema gratuito a partir de nivel medio menor, destinado a asegurar el acceso a este y a sus niveles superiores. El segundo nivel de transición es obligatorio, siendo requisito para la educación básica”.

La educación es un derecho del ser humano desde el nacimiento, y desde el ámbito de la educación formal extrafamiliar, se expresa claramente en el nivel de Sala Cuna desde la Ley Nº 17.301 que dio origen a la Junta Nacional de Jardines Infantiles en 1970.

Desde ese momento, existen otras leyes, institucionalidad, servicios proveedores, normativas, financiamiento a través de la Ley de Salas Cunas que viene de 1917, programas no formales, formación profesional y técnica, etc. que dan cuenta de este reconocimiento del Estado de ser un sub-nivel dentro del sistema de educación parvularia.

Por eso que extraña esta ambigüedad en el texto propuesto, frente a lo cual todo tipo de organismos del nivel planteará su adecuada formulación, reconociendo este derecho ineludible de niñas y niños chilenos desde el nacimiento. Desconocemos las causas de este planteamiento, suponemos que viene por el lado del financiamiento, tema en discusión aún para ciertos sectores, pero ello no legitima esta exclusión dentro del sistema educativo.

Esperamos que se enmiende en beneficio de niños, niñas, familias y de la seriedad y respeto que tiene la educación parvularia chilena.

María Victoria Peralta,
Premio Nacional de Ciencias de la Educación, presidenta de Fundación Integra
y académica de Facultad de Educación y Ciencias Sociales de la Universidad Central

Apoyo a Víctimas y Fundación Integra inician trabajo conjunto para brindar atención a trabajadores de sala cuna y jardines infantiles

Este miércoles, la jefa nacional del Programa Apoyo a Víctimas (PAV) de la Subsecretaría de Prevención del Delito, Macarena Morales sostuvo un encuentro con la directora ejecutiva de la Fundación Integra, Nataly Rojas, para coordinar acciones que buscan concretar un acuerdo de trabajo y un futuro convenio que permita abordar y actuar frente a situaciones de violencia que involucren a jardines infantiles y salas cunas.

En la cita, se evaluaron diversos diagnósticos en relación con los casos que afectan a los recintos educacionales parvularios en materia de seguridad. Asimismo, se acordaron realizar capacitaciones a profesionales de ambas instituciones. Mientras el PAV capacitará a las y los funcionarios de Integra en materias psicosociales y jurídicas, la Fundación Integra desarrollará capacitaciones en torno a temas relativos a infancia.

Asimismo se entregará atención a trabajadores afectados por delitos de alto nivel de violencia y se mantendrá una coordinación permanente entre jardines infantiles y salas cuna de su red con Centros de Apoyo a Víctimas, para el trabajo conjunto.

“Tuvimos una importante reunión, donde pudimos ver situaciones que viven las comunidades de los jardines infantiles y sala integra en relación a los delitos en el entorno de los jardines, y vamos a generar un convenio donde queremos dar apoyo mutuo. La idea es que nosotros podamos entregar apoyo en esos espacios donde tiene lugar esta violencia”, señaló Macarena Morales.

En tanto, Nataly Rojas destacó la importancia del trabajo interinstitucional: “Es muy virtuoso poder generar acciones conjuntas que nos permitan a distintas instituciones colocar al servicio nuestras especialidades. En el caso de la Fundación Integra, que tiene una orientación al trabajo con la infancia y la niñez, nos permite poder entregar distintas herramientas y poder dotar a las instituciones de distinta información”.