600 salas cuna y jardines infantiles de Integra tienen Reconocimiento Oficial

 Una noticia para celebrar, entregó esta semana Claudia Lagos, directora ejecutiva de la institución, quien dio a conocer que Fundación Integra suma 600 salas cuna y jardines infantiles con Reconocimiento Oficial, certificación estatal que confirma que nuestros establecimientos cumplen con estrictos estándares pedagógicos, jurídicos y de infraestructura.

La certificación número 600 se cumplió con el Reconocimiento Oficial entregado a la sala cuna y jardín infantil Oasis de Niños, ubicado en la localidad rural de Los Pozos, en la comuna de Canela, mediante la Resolución Exenta 1492 del 24 de junio de 2022, firmada por la Seremi de Educación de la Región de Coquimbo, Cecilia Ramírez.

Por su parte, la Directora Regional (I), Susana Veas, felicitó a todos quienes han contribuido a este logro en la región y comentó: “Estamos muy contentos porque a nivel país en Fundación Integra ya contamos con 600 establecimientos con Reconocimiento Oficial, y más aún porque el número 600 resulta ser de nuestra región, con el jardín Oasis de niños. Esto, de alguna manera, nos permite valorar todavía más el trabajo educativo que se desarrolla en las zonas rurales, donde se superan obstáculos como la distancia o la sequía, por ejemplo, con el objetivo de entregar a las niñas y niños aprendizajes de calidad y con condiciones de bienestar y afecto”,

Reconocimiento Oficial

El Reconocimiento Oficial del Estado es un acto administrativo mediante el cual el Ministerio de Educación otorga a un establecimiento educacional la facultad de certificar la aprobación de cada uno de los ciclos y niveles que conforman la educación regular. Para alcanzarlo, los establecimientos deben cumplir la normativa educacional en lo relativo a aspectos pedagógicos, jurídicos y de infraestructura, con el fin de ofrecer a las niñas y niños un ambiente propicio para el aprendizaje, con un elevado estándar de calidad.

Integra inaugura reposición y aumento de cobertura en Curacaví

La directora regional metropolitana Norponiente de Integra, Isabel Oyarzún y la directora nacional de Educación, Marcela Fontecilla, inauguraron la reposición de infraestructura y aumento de cobertura al jardín infantil “Remolino Verde” de la comuna de Curacaví.

Cientos de apoderados, autoridades locales y redes comunales celebraron las nuevas instalaciones con una superficie construida de 1.160,3 m2, lo que permitirá aumentar de 133 a 199 la atención para niños y niñas.

Oyarzún agradeció al equipo y a las familias quienes “por más de un año tuvieron que adecuarse a espacios más reducidos. Gracias por su paciencia, confianza y colaboración en este proceso. Ahora comenzaremos a disfrutar de lo nuevo y a cosechar los frutos de este esfuerzo”.

“Estos grandes avances son posible gracias a la Presidenta Michelle Bachelet por incorporar en sus objetivos de gobierno el aumento de cobertura para la educación inicial, que para la comuna de Curacaví significó una importante inversión en su construcción y equipamiento”, remarcó.

La gobernadora provincial de Melipilla, Cristiana Soto, reconoció el apoyo del concejo municipal y del alcalde Juan Pablo Barros. “Como padres lo que soñamos es dar las mejores herramientas a nuestros hijos para que sean grandes personas y así lo entendió la Presidenta Michelle Bachelet, cuando destacó la importancia de la primera infancia en su gobierno”, dijo.

“En primera infancia se moldean los valores y la formación de los niños y niñas hacia el futuro por ello la educación digna y de calidad es fundamental. Invito a la comunidad y vecinos a cuidar el jardín, ya está la infraestructura ahora tenemos que trabajar en conjunto como comunidad para fortalecer este proyecto, que hoy estamos inaugurando. Agradezco y felicito a los equipos ya que nos ayudan a que nuestros hijos se conviertan en grandes personas”, agregó la autoridad regional.

Arelis Uribe: “Tengo muchos recuerdos con pan”

-¿Cómo recuerdas la vida cuando el mundo no se extendía más allá de tus juguetes?
-Todavía tengo juguetes, pero ahora son herramientas para trabajar, que también me sirven de distracción: el celular, el notebook, el Kindle. Un juguete es eso: un instrumento educativo y recreativo. Cuando era chica y sólo pensaba que eran lúdicos, creo que la vida corría a un ritmo distinto, los días eran más largos y los veranos, eternos.

-¿Qué juguetes tenías, dónde se fueron tus juguetes?
-Ay, recuerdo juguetes bacanes, como un Pony Saltarín, unas Polly Pocket alternativas (porque las originales eran carísimas), una cortadora de pasto, unas tacitas de té, unos cubos de madera de muchos colores que eran como legos, una guitarra eléctrica, una calculadora que hablaba, una muñeca que comía galletas (realmente las comía), unos patines, mi primera bicicleta. Ya no existe nada de eso. El que sobrevivió más tiempo fue el Pony, uno de mis sobrinos alcanzó a jugar con él. Hace unos días le pregunté a mi hermana mayor por el caballito inflado y me dijo: ay, es que ya no existe. Y me dio una pena, pero ya está, es el ciclo de la vida, las cosas tienen que irse para que una avance.

-¿Juego favorito, solo o acompañado?
-Hay juegos que es necesario jugarlos en equipo (como los de mesa o la política), pero hay otros juegos que sí o sí hay que realizarlos sola (como Los Sims o escribir).

-¿Qué olores y sabores recuerdas de esa época?
-Parece que no soy muy de olores porque me cuesta que se me venga uno a la cabeza, pero sí recuerdo sabores. Mi abuela preparaba huevos revueltos con carne molida y pienso en eso dentro de una marraqueta y vuelvo a tener tres años. Tengo muchos recuerdos con pan. Mi mamá preparaba cauceo (huevo duro, tomate, queso y ajo) o jurel con mayonesa y, ay, un manjar a la hora de once. Es divertido, porque ya no como carne, pero pienso en eso y se me hace agua la boca.

Era adicta al limón. Iba al almacén y compraba un kilo de limones. Los pelaba uno por uno, los ponía en un plato y en otro ponía mucha sal. Después me comía gajo por gajo pasado por sal, como si estuvieran apanados. Al otro día no me podía ni tocar los dientes del dolor.

– ¿Qué llevas de tu infancia contigo?
-.Recuerdos tristes y recuerdos felices.

– Secretos que no le dijiste a mamá y/o papá
-Son secretos tristes, de adultos que traspasaron el límite de mi autonomía como persona sólo porque yo era niña y abusaron de mi ingenuidad. Mi intuición me decía que eso no estaba bien, pero no sabía cómo decirlo, qué palabras usar y además sentía que hablarlo sólo traería problemas. Ahora sé que debí decir esas cosas antes, quizá ahora el daño sería menor.

– Jugaste con tierra, tomaste agua de la manguera…¿qué otras cosas hacías?
-Era adicta al limón. Iba al almacén y compraba un kilo de limones. Los pelaba uno por uno, los ponía en un plato y en otro ponía mucha sal. Después me comía gajo por gajo pasado por sal, como si estuvieran apanados. Al otro día no me podía ni tocar los dientes del dolor.

TI3

– ¿Recuerdas tu primer amor?
-Sí, todos. Mi primer amor fue el pololo de una tía. Después, un compañero de curso en primero básico. Después, un amiguito del pasaje. Después, la prima de una compañera de colegio. Después, mi primer pololo. Y así.

– ¿Cuáles son los pequeños grandes triunfos que recuerdes?
-Que me sacaba muy buenas notas. Todavía guardo pruebas de quinto básico donde me saqué un siete.

– ¿Qué superpoder te hubiera gustado tener y si lo tuvieras hoy…qué harías con él?
-Yo creo que siempre quise volar. Si lo tuviera, volaría para mirar Santiago o Chile o el mundo desde arriba. Me daría perspectivas nuevas para entender a la gente.

-Tenías amigos imaginarios, si es así, ¿cómo eran y cómo se llamaban?
-Yo decía que tenía un amigo imaginario pero era mentira, lo decía sólo para sentir que me pasaba algo especial. Era realmente imaginario.

-¿Qué te daba miedo?
-La oscuridad, no ver a mi papá un fin de semana, que se enojara mi mamá.

-¿Te perdiste, sí es así, dónde y cómo apareciste?
-Sí, me perdía siempre en el supermercado, era terrible. Y en una época donde no había supermercados tan gigantes como ahora. Me ponía a llorar y buscaba al guardia. Llamaban por altoparlante a mi mamá, que se cagaba de la risa, porque siempre estábamos a un pasillo de distancia.

TI2

Imagen Francisco Flores.

– ¿Qué barrio, calle, edificio o balneario es el lugar de tu infancia?
-Las villas de Talagante, esos pasajes flacos con casas pareadas. Me acuerdo de correr para todos lados, de jugar a las barbies con mis amigas e inventarles historias con viajes en el tiempo o triángulos amorosos, de ir a la plaza y enrollar las cadenas del columpio para marearnos de verdad, de las noches de verano en las que nunca llegaba el frío y una podía jugar hasta la una de la mañana si a los papás se les olvidaba pegarte un grito para que te fueras a acostar.

– ¿Cuál era la trampa que hacías para no comer guatitas o la comida que no te gustaba?
-No había escapatoria, si tenía que estar sentada cinco horas comiéndome las guatitas o los mariscos, me dejaban cinco horas ahí. Mi mamá se quedaba dormida esperando a que yo terminara. Entonces me metía una cucharada llena a la boca, lo molía todo, agarraba una servilleta y echaba el bollo de comida ahí. Después iba al baño y lo tiraba por el guater.

– ¿Jugabas en la calle, si es así… cómo te llamaban para volver a casa?
-No era muy callejera, generalmente me entraba a la hora que me decían (era bien fome, porque era bien obediente), pero si me tenían que llamar, mi mamá gritaba: DANIELAAAAAAA. Porque así me llamo en realidad.

– ¿Cuál fue tu mayor travesura?
-Existía un programa de radio en la Rock&Pop que se llamaba “Portal del web” y tenían una sección que era “Fono Palanca”, hacían pitanzas con efectos especiales, algo así como Los Simuladores, pero para agarrar para el hueveo a la gente. Y con mi hermana llamamos para hacerle una bromita a mi mamá.

– Alguna pregunta para sumar a este cuestionario de Territorio Infancia
-Quizá alguna pregunta sobre la música, cuál era la música de su infancia.

– Alguna persona o personaje que te gustaría para Territorio Infancia…
-Claudia Apablaza, mi editora, y Mariel Mariel, que estoy escuchando ahora.

Con éxito finaliza proyecto de educación emocional en Copiapó

Fortalecer la prevención social universal, a través del desarrollo de habilidades socio afectivas en la comunidad educativa fue el objetivo principal del proyecto “El jardín infantil que escucha el corazón de su comunidad”, implementado en el centro educativo Las Campanitas de Fundación Integra.

En una emotiva ceremonia se dio término a la iniciativa, financiada por el Gobierno Regional a través del FNDR glosa 02 N° 2.1. ley N° 20.981, que abarcó charlas psicoeducativas, capacitaciones e intervenciones realizadas por el académico de la Universidad de Atacama Francisco Leria al equipo educativo, familias y redes del jardín infantil en torno a la educación emocional; además de la compra de material didáctico asociado a la temática.

Para el director (s) regional de Integra Atacama, Robinson Ramírez, el proyecto “viene a fortalecer el trabajo que hace más de 2 años está desarrollando este jardín infantil en su comunidad con su Proyecto Educativo Institucional (PEI), cuyo sello pedagógico es educar en la emoción”. Agregó que “hemos visto que esta comunidad educativa ha declarado su sueños, valores, principios y objetivos para avanzar hacia una educación de calidad para sus niños y niñas y lo ha hecho en torno a la educación emocional, la cual ha fortalecido los aprendizajes de estos párvulos, principalmente en al ámbito de formación personal y social, donde se trabajan los núcleos de identidad, autonomía y convivencia”.

Karen Moraga, apoderada del jardín infantil, recalcó el impacto positivo que ha tenido la iniciativa en los niños y niñas, al señalar que “ellos lo disfrutan, van contentos al jardín y lo demuestran en la casa, a mí me dice mi hijo ‘¿mamá estás enojada?, respira’. Ellos están más preparados para contener sus emociones y saberlas expresar”.

En la ocasión, el equipo educativo realizó junto a los párvulos y sus familias el “rito del silencio”, el cual forma parte de las acciones que habitualmente se incorporan en las experiencias educativas del establecimiento. Además, se efectuó una clase magistral sobre “educación emocional y su implicancia en el sistema educativo”, dictada por el mencionado académico de la Universidad de Atacama.

Finalmente, se entregaron distinciones a los niños y niñas que participaron en la implementación del proyecto en el jardín infantil, destacándoles una virtud demostrada en el desarrollo de las experiencias educativas.

 

Mes del niño y la niña

El domingo 6 de agosto celebramos el Día del Niño, conmemoración que cobra aún más sentido este 14 de agosto, cuando se cumplan 27 años desde que Chile ratificó la Convención sobre los Derechos del Niño y la Niña. A propósito de esta fecha, debiéramos dejar atrás el frenesí comercial y reflexionar acerca de por qué todos los meses deben ser el mes del niño.

En Integra, red que atiende a más de 86 mil niños y niñas en todo el país, entendemos que celebrar la niñez, es celebrar a los ciudadanos y ciudadanas del presente y del mañana. Es celebrar que en esta etapa se adquieren aprendizajes para la vida y se forja el futuro de una sociedad que aspira a la construcción de un Chile más justo, inclusivo y democrático, en el que prime el bien común por sobre el individualismo. Es en esta etapa de la vida que nos abrimos a la confianza futura.

Por eso, nuestro compromiso con la entrega de educación parvularia gratuita, inclusiva y de calidad, tiene como centro el juego. Ver a un niño jugando feliz es esperanzador. A través de este acto innato, los niños y niñas interiorizan valores y costumbres, expresan sus sentimientos, emociones y necesidades. Desarrollan su autoestima y se relacionan positivamente con sus pares, sin prejuicios, sin discriminación y sin desconfianza.

En este mes Integra invita a que todos los días entreguemos amor y bienestar para la felicidad y el desarrollo pleno de los niños y niñas de Chile, que a través del juego y la imaginación son capaces de transformar el mundo para convertirlo en uno mejor.

Oriele Rossel
Directora Nacional de Integra

“Este jardín tiene una dignidad y una calidad que inunda el corazón”

“Ver crecer a los hijos e hijas en paz, más allá de los recursos económicos que tengan las familias. Ese es el derecho que buscamos garantizar”, afirmó la Presidenta Michelle Bachelet al inaugurar este martes una nueva sala cuna y jardín infantil Integra y una nueva comisaría en Bajos de Mena, en la comuna de Puente Alto.

En una actividad que se enmarca en el desarrollo del Plan Integral Bajos de Mena, la presidenta de la República junto a la directora Sociocultural de la Presidencia Paula Forttes, la Subsecretaría de Educación Parvularia María Isabel Díaz, el Alcalde de Puente Alto, Germán Codina, el ‎Coordinador Regional de Planes Integrales para Barrios de Alta Complejidad, Hernán Ortega y Oriele Rossel, Directora Ejecutiva de Integra, entregaron estas excelentes noticias a la comunidad del sur de Santiago.5K7A1742

UN JARDÍN DE LUJO

La sala cuna y jardín infantil Mussa tiene una inversión total de $1.599.130.975, se emplaza en un terreno de 3810 mt2 con un total de 1.404 metros construidos y cuenta con capacidad de atención para 192 niños y niñas.
Las autoridades y la comunidad educativa recorrieron las instalaciones y se mostraron felices por los altos estándares de calidad que fueron entregados a las familias, luego que los propios niños del centro educativo cortaran la cinta y dieran por inaugurado el nuevo espacio.

“La sala cuna y jardín infantil Mussa es una belleza y una maravilla. Además quiero que pasen el dato a los papás y mamás porque todavía hay cupos disponibles”, afirmó la Presidenta quien luego de inaugurar el centro educativo se trasladó a la 66 Comisaria del sector, donde entregó a la comunidad un nuevo recinto con 102 nuevos carabineros.
“Bajos de Mena ha sido estigmatizado siempre y arrastra una historia de compromisos incumplidos. Esta nueva comisaría pone a la fuerza policial más cerca de las personas y mejora su calidad de vida otorgando más seguridad. Estamos aquí disminuyendo la desigualdad territorial”, continuó la primera mandataria quien frente a las autoridades y la comunidad puentealtina enfatizó que el nuevo centro educativo que Integra inauguró en Bajos de Mena “tienen una dignidad y una calidad que inunda el corazón”.

Nuestra Directora Ejecutiva Oriele Rossel agregó en tanto que “este proyecto tiene una tremenda importancia para las familias, porque le están dando más opciones a más mujeres que trabajen y lo más importante es que los niños están aprendiendo, y se encuentra en espacios protegidos donde disfrutan de estándares de alta calidad”.

5K7A1799

Educación cívica desde la cuna

El 23 de octubre del 2016 se celebrarán las Elecciones Municipales, en las cuales se podrá elegir a los representantes para los cargos de alcaldes y concejales de las 346 comunas de nuestro país. Por eso profesionales del Departamento de Educación junto a sicólogos de Fonoinfancia, ambos de Integra, entregan orientaciones para que las familias puedan fomentar en niñas y niños, procesos participativos que garanticen la igualdad de derechos, promoviendo personas capaces de respetar la diferencia, la diversidad y las posibilidades de todos, en un contexto democrático.

Para Cecilia Calvo, jefa de Fonoinfancia, la elección debe ser vista como la posibilidad de tomar una decisión en diversidad de opciones resaltando el poder de elegir: “Como padre o adulto significativo, te puedes preguntar ¿en qué cosas dejo a mi hijo decidir?, ¿en qué momento lo ayudo para que él tome decisiones?, ¿cómo enseño a mi hijo a tomar decisiones?, ¿elijo siempre por él?, ¿le explico cuáles son las posibilidades y riesgos?, o ¿solo me remito a decir “sí o no”?”.

Según comenta la especialista, hay instancias cotidianas donde podemos comenzar a sembrar el terreno para elecciones futuras más complejas: “Todas estas preguntas son ejercicios de participación y educación cívica, porque es educar a tus hijos en autonomía y en la toma de decisiones responsables. Por ejemplo, al hacerlo decidir entre el pantalón de color blanco y el color azul, él será el responsable de sus propias decisiones”.

Recomendaciones:

• Enséñale a tu hijo o hija cuál es la labor del alcalde y del concejal en la comuna en la que viven, acercándolo a su realidad. “El alcalde es la persona que tiene la máxima autoridad en nuestra comuna, quien está encargado de mejorar la calidad de vida de todos los que habitamos en ella. Es como el capitán del equipo de fútbol o el presidente de curso”.

• Enséñale la importancia que tienen las elecciones para un país y lo clave de participar en ellas (“al votar, estás expresando tu opinión y estás eligiendo”).

• Transmite las distintas opiniones que hay en torno al voto, sin sesgarlos con el discurso sobre lo bueno o malo según el juicio propio.

• Asiste con tu hijo o hija a votar para que vivan el proceso juntos y comprendan que en un país democrático es importante, porque es un derecho y deber ciudadano. Los niños aprenden con la experiencia.

• Explícales la importancia de respetar a los diferentes candidatos a alcaldes y concejales.

• Explícales que existe una convención de derechos del niño, enséñales cuáles son sus derechos.

Entérate de los puntos que tienes que tener en cuenta para ejercer tu derecho a voto en www.servel.cl 

El encuentro entre dos generaciones

La presencia de los abuelos y abuelas tiene un valor inigualable en la experiencia de vida de todo niño o niña. Ellos son los portadores de la historia familiar, de sus raíces y tradiciones, fundamentales en la formación de su identidad personal y familiar.

Para reconocer su aporte en el desarrollo pleno y significativo de niños y niñas, jardines infantiles y salas cuna de Integra en todo Chile celebraron el Día del Abuelo, con encuentros donde ambas generaciones jugaron y escucharon las historias de antaño.

DíadelAbuelo_LaAraucanía (1)

“Cuando yo era una niña como ustedes, no teníamos ni celulares ni computadores. Jugábamos mucho al aire libre, en el campo, corriendo y saltando todo el día”, contó por ejemplo Erna del Carmen, a los niños y niñas del jardín Arcoiris del Lago de Labranza en Temuco, quienes la miraban incrédulos al saber que antes no existían los celulares.

DiadelAbuelo_LaAraucania2 (1)
Otros abuelos, como don Bernardo en el jardín Chispita en La Araucanía, cautivaron a los niños hablando y enseñando sus oficios, o simplemente reviviendo esos juegos sencillos pero significativos, como Andrés Narea en el jardín Sonrisas de Niños de Tierras Blancas Coquimbo, quien contó que nunca pudo hacer bailar el trompo y que disfrutaba construyendo balsas para lanzarse río abajo en La Serena, junto a sus amigos.

DiadelAbuelo_Coquimbo (4)

Cuando un escalón hace la diferencia

Para María Monardes, mamá de José Tomás, los más de 55 metros lineales de rampa, los seis descansos, señaléticas en sistema braille, los dos baños para personas con discapacidad y la ausencia de escalones, significan mucho más que las características arquitectónicas del nuevo  jardín infantil y sala cuna Integra del sector Villa Talinay, en la Población La Cantera de Coquimbo. Con este espacio y el equipo educativo del jardín, la inclusión y el acceso de su hijo a una educación parvularia de calidad, se hacen realidad.

“Pueden ser detalles imperceptibles o no valorados por todos. Sin embargo, cuando se ve la vida desde las capacidades distintas, créanme que es de una importancia inmensa. Un escalón hace la diferencia”, cuenta María frente a los invitados a la inauguración del jardín, entre los cuales se encuentra la Directora Sociocultural y Presidenta de Integra, Paula Forttes.

“La importancia tiene que ver con un marco general que es cómo instalamos calidad desde la educación preescolar, en segundo lugar la forma en que se construyó este jardín infantil, con la comunidad, con un comodato del municipio, con mucha colaboración comunal, regional, de los vecinos y en tercer lugar que es un jardín totalmente inclusivo”, añade la Presidenta de Integra, Paula Forttes.

Aún emocionada mientras recorre con la mirada el jardín infantil de su hijo, María recuerda: “Cuando recibí el llamado para que mi José fuese parte de este jardín, la emoción nos embargó. ¡Lo aceptaron! Su primer gran paso, su jardín, nerviosismo más emoción. Llegar aquí, el recibimiento, un saludo, su acogida, una integración. Desde la tía que le da su leche, las tías que limpian sus espacios, la tía directora, las tías de niveles. Sus espacios, sus juegos pensados en los niños y niñas, la calidad del material y la calidad educacional”.

El jardín infantil de Villa Talinay significó a Integra una inversión superior a los $610 millones en infraestructura, material didáctico y equipamiento. Cuenta con una superficie construida de 446,54 m2 y además de las salas de actividades para párvulos y lactantes, tiene dos salas de juego y movimiento, diseñadas para la recreación y el despliegue de las posibilidades de sensorialidad de niños y niñas, en una etapa de la vida en la cual el juego es una herramienta fundamental para descubrir el mundo.

El establecimiento es parte del compromiso presidencial de aumentar cobertura en Educación Parvularia del Gobierno de la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, y tiene capacidad para 20 lactantes de entre 3 meses y 2 años de edad, en nivel sala cuna, y 28 párvulos de entre 2 y 4 años, en nivel medio.