Coro de niños deleita a la comunidad de Coquimbo

A fines de 2018, la comunidad educativa de la sala cuna y jardín infantil Rayito de Sol, de la localidad rural de El Peñón, en la comuna de Coquimbo, se propuso llevar a cabo una iniciativa que promoviera el desarrollo de los talentos artísticos de sus niños y niñas y que, además, permitiera fortalecer el vínculo con sus vecinos.

Así fue como nació el proyecto “Coro de Niños y Niñas: Un aporte artístico-cultural para estrechar lazos entre el jardín infantil y la localidad de El Peñón”, que fue favorecido con $3 millones por parte del Fondo de Innovación de la Educación Parvularia (FIEP) 2018 y ejecutado durante este año.

IMG_8444

La primera gran acción de este proyecto fue la actuación del Coro de Cámara de La Serena, que se presentó a la comunidad en junio, mostrando a los niños y niñas lo que significaba pertenecer a una agrupación coral. Luego, siguieron las clases de canto a cargo de la profesora y cantante lírica Emma Gajardo, además de otras actividades didácticas a cargo del equipo educativo.

Hasta que finalmente llegó el gran día de debutar en sociedad, este 27 de noviembre. Frente a familias, vecinos y agentes de la comunidad, los niños y niñas deleitaron con su coro en una magistral presentación.

A continuación, algunas declaraciones de quienes participaron en la ocasión:

Javiera Adaro, Directora Regional de Fundación Integra:
“Agradecemos la oportunidad de haber obtenido este FIEP por $3 millones para que los niños y niñas vivieran la experiencia educativa que hoy nos mostraron. Es un tremendo logro para ellos, conocieron la música, expresaron sentimientos, aprendieron de su profesora de canto, jugando como aprenden los niños y niñas en Fundación Integra. Que hoy tengamos un coro de niños y niñas, en los tiempos que estamos viviendo, trae alegría y paz”.

Silvia Berenguela, directora del jardín infantil Rayito de Sol:
“Lo más relevante del proyecto fue que los niños disfrutaron. Por cierto que también hay aprendizajes relacionados a lenguajes artísticos y verbales, pero aprender a cantar con una guía y verlos disfrutar es lo que más nos queda, verlos en esta presentación sentirse triunfadores, que lograron un desafío, de verdad que emociona y es la muestra de un trabajo de todos estos meses”.

Viviana Véliz, apoderada de Antonia y Sofía Pozo:
“Antonia es parte del coro y la he visto súper bien, muy entusiasmada día a día con sus ensayos. Incluso en la casa me preguntaba qué día era para saber si era día de ensayo del coro. Esto ha sido muy bonito, sobre todo la experiencia del canto, de las pautas musicales y el aprendizaje que queda en ella”.

Emma Gajardo, profesora del coro y cantante lírica:
“Trabajamos mucho con los niños. Hicimos escritura musical, hicimos metalófonos, instrumentos de percusión, canto, que es lo principal en un coro, complementamos con piano y todo lo hicieron perfecto. Ellos son como esponjitas para absorber estos conocimientos y esto les va a quedar para el resto de su vida. Sería muy lindo que siguieran en la música, que es un idioma universal”.

Rompiendo estereotipos a través del juego

Con entretenidas actividades en los jardines infantiles Los Pioneros y Akar de Fundación Integra, la Seremi de la Mujer y la Equidad de Género, junto a las empresas Methanex, y GeoPark, llevaron a cabo una iniciativa de la mesa Mujer y Minería, la cual se ha propuesto apoyar la educación de la primera infancia cambiando las ideas preconcebidas que determinan la vida de las niñas y niños en función de su sexo, mostrando a los párvulos de la región que otra realidad es posible y que pueden ser lo que quieran ser.

La actividad constó de tres sesiones metodológicas junto a educadoras y agentes educativas con el objetivo de orientar el porqué es importante trabajar sobre derribar estereotipos de género para el pleno desarrollo de las niñas y niños, y dar a conocer la metodología de trabajo. De esta forma se espera instalar en el jardín los conocimientos necesarios para replicar esta actividad en el resto de los niveles.

Lo más importante y relevante hoy en día es que estos tipos de aprendizajes se den en la primera infancia, con una mirada integral y no sexista, tanto desde la educación como desde el interior de las familias. Es una conversación que también se debe dar en las casas, y en los tipos de juguetes que reciben niños y niñas”, expresó la directora regional de Fundación Integra, Laura Campos.

Las empresas Methanex y Geopark, realizaron una intervención en los jardines infantiles y salas cuna Akar y Los Pioneros, donde un equipo de profesionales dieron a conocer el rol que desempeñan en igualdad de condiciones las trabajadoras y los trabajadores en la faena de producción de metanol e hidrocarburos, convirtiendo la charla en una entretenida experiencia educativa pues los niños y niñas de los niveles medios pudieron vestir y manipular los implementos de seguridad y trajes utilizados en terreno, pero hechos a la medida, ya que las empresas donaron dichos juguetes formativos y no sexistas a los jardines.

Jardín Sobre Ruedas recorre la región de Valparaíso

Villa Valle del Real en Los Andes, Laguna Verde en Valparaíso, Bartolillo en Cabildo y Las Palmas de Olmué; son las localidades de las cuatro comunas donde comenzó a funcionar la modalidad no convencional de Fundación Integra Jardín Sobre RuedasÁngela Plaza, supervisora de Modalidades No Convencionales, explicó que el trabajo se inició hace dos semanas con encuentros con familias, para luego dar paso a la planificación por zona.

“…esta es una gran oportunidad para poder potenciar aprendizajes desde un ámbito mucho más intencionado que el habitual que se puede encontrar en las casas”.

Respecto del trabajo que desarrolla esta modalidad, contó que “consiste en llevar educación de calidad y experiencias novedosas hasta las localidades más apartadas que no cuentan con jardín infantil; acá la alianza con la familia es fundamental y también todo lo que es el énfasis del juego, aprender a través del juego, y también poder relevar el rol de la familia en el aporte que hacen en el aprendizaje de los niños; en esta construcción, donde si bien los niños y niñas están un día a la semana, es la familia la llamada a hacerse cargo de fortalecer y potenciar todo el trabajo que se realiza dentro del día de jardín, con diversas actividades que se sugieren para el resto de la semana en el hogar”.

Un día el en Jardín Sobre Ruedas

La supervisora, igualmente, detalló las actividades que se desarrollan en esta modalidad, “un día del Jardín Sobre Ruedas parte con una acogida, donde se dispone de diversos materiales para recibir a los niños; luego tenemos el saludo inicial, donde se trabaja en fortalecer el lenguaje verbal a través de canciones que sean del interés de los niños, pertinentes al contexto en el cual se encuentran; luego tenemos experiencias variables, donde al igual que los jardines infantiles que este año están implementando las nuevas bases curriculares, estamos seleccionando objetivos de aprendizaje; ya tenemos el aprendiendo a través del movimiento, donde se pueden abordar distintos núcleos, también contamos con espacios para el juego y en una segunda variable seguimos avanzando en una oferta integral donde se aborden distintos aprendizajes”.

Respecto de cómo han recibido las familias el programa es su localidades, comentó, “las familias se muestran contentas, les ha gustado, disfrutan también junto a los niños y valoran mucho el trabajo que realiza la modalidad; ya que los sectores a los cuales llegamos son lugares donde no existen jardines tradicionales; por lo tanto, esta es una gran oportunidad para poder potenciar aprendizajes desde un ámbito mucho más intencionado que el habitual que se puede encontrar en las casas”.